La familia de Camila Tarocco, la joven que que fue encontrada asesinada en Moreno luego de  10 días de búsqueda tras su desaparición, aseguró que no quiere “que el caso quede impune” mientas aguardan la fecha de inicio del juicio oral por el femicidio que tiene como acusado a la ex pareja de la víctima.

Fuentes judiciales indicaron que el pasado 8 de febrero, la fiscal Luisa Pontecorvo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Moreno, solicitó la elevación a juicio en la causa que tiene como único acusado a Alberto Ariel González (33), quien fue imputado por el delito de “homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género” de Camila Tarocco (26).

El Juzgado de Garantías 3 de ese distrito, cuya titular es la jueza Cecilia Ardohain, dispuso del pedido el pasado 3 de abril, añadieron las fuentes.

Celeste Tarocco, hermana de Camila, dijo a la agencia Télam a un año del femicidio que “tiene miedo” de que a González “le den prisión domiciliaria porque no tiene condena”.

“Fui a la Comisaria de la Mujer y me dijeron que como pasó un año y aún no tiene condena, puede ser que le den la prisión domiciliaria. No queremos que lo suelten, ni que le den la prisión domiciliaria; queremos que lo juzguen y le den cadena perpetua”, expresó la joven.

El cuerpo de Camila fue hallado cerca de las 0.30 del 15 de abril en un descampado situado en avenida Monsegur y calle San Cayetano, cerca del predio recreativo del Sindicato de Seguros y a dos cuadras de la casa de González, en la localidad de La Reja, en Moreno.

Una brigada policial llegó hasta ese lugar con canes rastreadores que detectaron tierra removida entre unos pastizales y finalmente se encontró una bolsa negra que contenía el cadáver de la joven, quien tenía dos hijos de 5 y 7 años con el acusado.

Los médicos forenses que practicaron la necropsia no pudieron establecer la mecánica del crimen, aunque estimaron que la muerte se produjo de manera traumática unos diez días antes el hallazgo, es decir, casi al mismo tiempo en que la víctima desapareció el 4 de abril.

Durante la búsqueda, el sospechoso declaró que había estado con ella hasta el sábado 4 de abril a la mañana cuando luego de pasar la noche juntos la acompañó hasta una parada de colectivos.

Según el acusado, cuando se despidieron, Camila iba a retirar dinero de un cajero automático, sin embargo, los investigadores determinaron que no hubo movimientos en la cuenta bancaria de la joven.

En base a una serie de indicios y contradicciones, la fiscal dispuso el 8 de abril la detención de González.

“Ella hizo un montón de denuncias (contra González), la he ido a socorrer a la casa y acompañado a la comisaría. Él era muy violeto con ella, la hostigaba”, señaló Celeste, y agregó que el acusado “tenía prisión domiciliaria (por una causa de amenazas y lesiones) y fue allí que la mató a Camila”.

Fuentes penitenciarias señalaron que el hombre se encuentra alojado en la Unidad 35 de máxima seguridad de la localidad bonaerense de Magdalena.

“Queremos que el caso no quede impune y que nadie se olvide de lo que pasó”, reclamó enérgicamente Celeste en relación al femicidio de su hermana.