La provincia de Buenos Aires promulgó hoy la adhesión a la Ley Nacional 27.454 de creación del Programa Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos, que busca facilitar la donación de comida que se desecha en las distintas etapas de las cadenas de producción y comercialización.

La iniciativa -sancionada el 15 de octubre pasado en la Legislatura bonaerense- fue publicada hoy en el Boletín Oficial del distrito.

Allí se plantea reducir el desperdicio de alimentos “a través del empoderamiento y movilización de productores, procesadores, distribuidores, consumidores y asociaciones; otorgando especial relevancia a la atención de las necesidades básicas alimentarias de la población en condiciones de vulnerabilidad y con riesgo de subsistencia”.

Cuando se votó la iniciativa, el senador del Frente de Todos, Adrián Santarelli, afirmó que “la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que en América Latina crecerá un 4,5% la pobreza extrema, es decir 96 millones de latinoamericanos por esta pandemia”.

Analizó que la norma “es amplia y abarcativa porque tiene en cuenta los inicios del alimento, es decir desde la cosecha y manufacturación, y llega hasta la cena y todo lo que va a la basura, que es lo que nosotros decimos es el desperdicio de alimento”.