El presidente de Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Claudio Ambrosini, afirmó que “el Estado argentino crea un derecho, el derecho de estar conectados”, con la puesta en marcha de plan básico universal obligatorio para telefonía fija y móvil, internet y televisión paga, que se implementará desde el 1 de enero próximo

Ambrosini, en una conferencia de prensa en Casa Rosada, donde el jefe de Gabinete Santiago Cafiero anunció el plan, dijo que en materia de conectividad “es un orgullo empezar con los que más necesitan para llegar a todos, como siempre lo dice y repite el presidente Alberto Fernández”.

“Nos propusimos dar mayor conectividad a los sectores más necesitados, empezando por la telefonía móvil y sacamos un plan para que la gente esté comunicada, de 150 pesos”, explicó el funcionario.

Que comprende el plan básico de comunicaciones

Ambrosini detalló que este plan incluirá 500 minutos para teléfonos de la misma compañía, 30 minutos para contactos con otras empresas, WhatsApp libre por 30 días para textos y mensajería gratis, 500 mensajes gratis y acceso a los sitios educativos, entre otras cuestiones.

También se podrá sumar un plan de 200 pesos para un giga, una carga diaria de internet a 18 pesos y 10 megas de internet por 700 pesos.

Las condiciones para acceder al plan es la de cobrar menos de dos salarios mínimos o ser beneficiario de algún plan social o cobrar la jubilación mínima.

Según Ambrosini, “como este es un servicio público esencial y en competencia, quizás las grandes empresas salgan a competir con un plan mejor, y por eso es bienvenido este plan de conectividad, en favor del usuario”.

“Le vamos agradecer a las empresas que compitan con esto, y si lo hacen con mejores precios el beneficiario final el es el usuario que lo necesita”, completó.

Por su parte, el vicepresidente de Enacom, Gustavo López, señaló que “a un derecho del ciudadano hay una obligación de las empresas” y remarcó que “por primera vez en la historia de la Argentina hay un derecho ciudadano nuevo, como derecho humano básico, que es la prestación básica universal, como se da en la medicina, pero ahora en la comunicación”.

López contó que las empresas “están obligadas a prestar este servicio a este universo” y aclaró que “en caso de duda sobre el beneficiario la empresa lo tiene que dar, informar al Enacom y ahí verificará”.

Para el funcionario, lo fundamental es “que nadie quede fuera de la comunicación, que en el siglo XXI es como la energía en la era industrial del siglo XX”.

Por último, la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, indicó que “hay un universo 10 millones de personas, más los hijos de entre 16 a 18 años, los cuales tienen accesibilidad con capacidades muy diferentes”.

Sánchez Malcom resaltó que la prestación “es una base y un derecho de garantía de acceso a la telefonía móvil, que tiene un 80% de cobertura en todo el país” y agregó que “es un plan básico universal que fija un piso y que está orientado para que le gente no quede sin comunicación”.

“Lo atravesamos en la pandemia y fue necesaria hubo una fijación de precios y establecer un límite de tarifas para garantizar el acceso a la comunicación”, concluyó la funcionaria.