El concejal Emiliano Catena, junto al ex intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro

A la lista de escándalos por violación del aislamiento social preventivo y obligatorio como el  baby shower de Necochea, un casamiento de la colectividad judía en Once, y el torneo clandestino de pádel en Pilar por el que renunció un funcionario de Tigre, suma ahora el resonante caso del concejal de Juntos por el Cambio de Morón, Emiliano Catena, que decidió escapar del frío invernal en búsqueda de un lugar que a pesar del número de casos de COVID-19, mantiene sus hoteles y piscinas abiertas.

Cabe recordar que si bien no hay restricciones de ingreso a Estados Unidos, los escasos  vuelos son programados dentro de la operatoria especial que impone la pandemia, y tiene que existir un justificativo laboral, de estudios o por alguna razón de fuerza mayor.

Según fuentes del legislativo de Morón, Catena no sólo viajó al exterior en plena cuarentena, sino que además y para justificar su ausencia presentó distintos pedidos de licencia con firmas que serían falsas, dado que en ese momento ya se encontraba fuera del país. Y como no estaba en el país, dichas presentaciones fueron realizadas e involucran en la denuncia judicial a una diputada provincial, María Eugenia Brizzi (JxC), y al entonces Secretario de Bloque macrista.

Además de la presentación en sede judicial, el propio Concejo Deliberante de Morón evalúa el accionar del concejal Catena: las irregularidades surgen a partir de la presentación de dos pedidos de licencia del concejal macrista. En la primera nota, con fecha del 21 de mayo, Catena solicitaba ausentarse desde el 10 de junio. El 26 de mayo, incorporó un escrito para cambiar el día de ausencias desde el 27 del mismo mes. Sin embargo, el edil se encontraba en Miami desde el 15 de mayo.

“Lo más llamativo es que las notas en cuestión, con firmas falsas, fueron presentadas por la diputada provincial Eugenia Brizzi y el concejal Walter Anzorena, que al momento de las presentaciones era Secretario de Bloque de los ediles macristas” relató una fuente con acceso al caso.

En este sentido, se radicó una denuncia en la UFI N4 del departamento judicial de Morón, y se solicitó intervención de la justicia federal.

En la sesión del 1 de julio, el Concejo Deliberante moronense aprobó la creación de una comisión investigadora. Al día siguiente, el concejal Catena presentó, de acuerdo al protocolo administrativo actual, un expediente con su renuncia al HCD, que será tratada este jueves en una nueva sesión del cuerpo legislativo.

Mientras tanto, la comisión investigadora ya comenzó a reunir la documentación referida al caso y citó a una nueva reunión, que tendrá lugar este viernes 17, luego de que sea tratado en sesión el expediente que lleva la renuncia del edil de Juntos por el Cambio.

Para investigar en el seno del legislativo local el accionar de Catena, la comisión conformada tendrá un representante de cada bloque político y dos concejales del espacio mayoritario, quienes son los encargados de elaborar el informe que reunirá antecedentes y elementos de prueba como complemento a la denuncia penal realizada por el Presidente del HCD, Jorge Laviuzza.

Gabriel Barquero, del Frente de Todos, es el Presidente y Vanesa Sosa, del bloque Grande Morón, la vice Presidenta.

“No es un hecho agradable la constitución de esta comisión pero sí es un deber como funcionarios públicos habilitar esta herramienta sobre una cuestión que ya está judicializada”, declaró el presidente de la Comisión Investigadora, Gabriel Barquero y agregó: “Junto a representantes de distintas fuerzas políticas estudiaremos lo ocurrido y los elementos materiales, cuya autenticidad están en cuestionamiento.”