La disputa entre La Cámpora y el Movimiento Evita por una banca volvió a llevar al fracaso la sesión del Concejo Deliberante de Tigre en la que debían tratarse los reemplazos por licencia de dos concejales.

Como había sucedido el último martes, el ingreso de manifestantes al recinto provocando un quebrantamiento de los protocolos sanitarios por la pandemia de coronavirus llevó al presidente del cuerpo Segundo Cernadas a levantar la reunión antes de comenzar.

La interna

Luego de la renuncia como concejala de Florencia Mosqueda (Frente De Todos) para desempeñarse en el Ejecutivo municipal, afloraron las disputas entre La Cámpora y el Movimiento Evita, que esta vez tienen como desencadenante a una banca pero que tiene raices más profundas.

Ambos espacios confluyeron en la última elección en la lista oficialista encabezada por el intendente Julio Zamora luego de que se lograra un entramado de acuerdos que a la luz de lo que viene ocurriendo ya no se sostiene.

Como se trata de una concejala la que dejó su lugar, el Movimiento Evita pretende hacer valer la Ley de Paridad de Género para que asuma una mujer (de su espacio) en su reemplazo.

El que sigue en el orden de la lista de octubre pasado es Francisco Rosso de la organización juvenil creada por Máximo Kirchner, y a quien debería saltearse para que pudiera asumir Milca Sosa, referente del CTEP y el Movimiento Evita.

Sin embargo, la Ley Orgánica de las Municipalidades es taxativa sobre esta cuestión y marca que el reemplazo por cualquier circunstancia de un concejal se hará “automáticamente y siguiendo el orden de colocación en la respectiva lista de candidatos”.

A esta norma, lo respaldan también diversos dictámenes de la Asesoría General de Gobierno, incluida una recomendación realizada a Cernadas recientemente, ante su consulta.

Por este motivo, el titular del cuerpo deliberativo se inclinó a que asumiera Rosso, lo que no fue aceptado por el Movimiento Evita que en disconformidad tomó el recinto y provocó la cancelación de la sesión.

“Estoy convencido que a una mujer la debe reemplazar otra mujer y lo mismo con los varones. La ley establece otra cosa y yo estoy para respetar la ley” expresó Cernadas para explicar su posición.

El titular del cuerpo también marcó que “la violencia política no es el camino para resolver este conflicto entre sectores del peronismo de Tigre y el copamiento por la fuerza del Concejo Deliberante, para que no pueda funcionar, es un ataque a la democracia”.

Además, el actor y dirigente de Juntos Por El Cambio informó en un comunicado que se presentó a denunciar los hechos ante la Fiscalía local.

Otras asunciones que no fueron

En la víspera de la segunda sesión frustrada consecutiva, se dio otro hecho de destacar: una concejala pidió licencia y sorpresivamente luego se arrepintió.

Se trata de la edil Gladys Pollán, a la que el zamorismo quería reemplazar por Carlos Flenner, hombre de la Isla ligado al Partido Comunista y cercano al secretario de Servicios Públicos Pedro Heyde.

Para que ello ocurriera debía renunciar Nancy Correa de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) quien seguía en la lista (en este caso de la elección del 2017), lo que aparentemente no estaba dispuesta a hacer, motivo por el cual Pollán finalmente se quedó en su cargo.

Mientras tanto, Marcos Tenaglia de Juntos Por El Cambio espera que se lleve adelante la sesión para poder asumir en el lugar que dejó Matías Casaretto, quien debió renunciar a raíz de la denuncia penal por violencia de género que le realizó su ex pareja.