El repentino fallecimiento del ministro de Trasporte Mario Meoni el pasado viernes resultó un cimbronazo en el gabinete, pero todo parece indicar que no modificará el balance de fuerzas y la definición se encamina a algunos de los nombres que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le acercó al presidente Alberto Fernández.

La difícil tarea de reemplazar a Meoni, que a fuerza de una reconocida capacidad de trabajo y diálogo le impuso rápidamente un sello a la gestión de la cartera a su cargo, en estas horas está reservada a algún hombre o mujer del massismo.

El ex intendente de Junín supo balancear las relaciones con los sectores de poder del frente y a la vez construir puentes con sectores empresarios y gremiales, llegando rápidamente también a los jefes comunales con proyectos y obras que en muchos casos ya están avanzados. La licitación de la hidrovía fue uno de sus ejes de gestión, y preparaba una importante presentación para avanzar en su futura explotación.

Todas estas obras y proyectos en marcha a los que imprimió elevados estándares de transparencia, requieren que el nombramiento se realice en breve, y en ese sentido está previsto que avancen el presidente y Massa.

Entre los nombres que surgen del Frente Renovador una vertiente es la de continuar con un dirigente con experiencia en gestión. Allí aparece Carlos Selva, ex jefe comunal de Mercedes, hoy Diputado nacional, también habría sido sondeado Juan Andreotti, joven intendente de San Fernando. Otro ex intendente, el de General Pinto, suma además el conocimiento de varios meses al frente de Trenes Argentinos Infraestructura. Alexis Guerrera dejó la legislatura provincial para reemplazar a Ricardo Lissalde en diciembre de 2020, y en las últimas horas subió en la consideración para ocupar el cargo vacante de Meoni, aquien definió como su “hermano de la política”

Lo poco que trascendió en las primeras horas desde fuentes directas del massismo es que en la terna seleccionada por el titular de Diputados había “dos hombres y una mujer”, pero ya se sabe que las horas van modificando escenarios rápidamente.

Los que conocen a Massa especulan con algún “tapado” que no figure a priori entre los que asomaban inicialmente. La cartera de Transporte, al igual que AySA –que conduce Malena Galmarini- son los bastiones principales del FR, por lo cual la selección requiere de nivel quirúrgico.

Es sabido que Diego Bossio es resistido por el kirchnerismo a partir de su salida en 2016 y a pesar de mantener un vínculo de trabajo cercano –y en los últimos tiempos de bajísimo perfil-al líder del Frente Renovador, sus chances están acotadas. Del mismo modo Facundo Moyano, con genética ligada al transporte y labor como vicepresidente de la Comisión de Trasporte, representa un riesgo de veto por parte de Cristina Fernández de Kirchner.

Sin completar el ítem de “experiencia” en el área de Transporte pero con manejo político y preparación demostrada aparecen legisladores como Ramiro Gutiérrez, que ya participó de los “ministeriables” al momento de llenar el casillero en Justicia, y Cecilia Moreau, que además de su buen equilibrio con los diferentes sectores y origen radical compartido con el fallecido Meoni, podría contribuir a equilibrar la escasez de representación femenina en el gabinete, aunque desde su entorno le bajan el tono a la posibilidad de saltar a la gestión ejecutiva.

Hoy Massa recibió incontables muestras de afecto en el día de su cumpleaños, tanto por parte de militantes como de dirigentes, en una muestra de apoyo luego del difícil momento vivido el viernes. En estas horas, debe terminar de definir junto al presidente el nombre de quien continuará la labor del dirigente que eligió para uno de los espacios clave de su armado dentro de la coalición gobernante.