A través un acta labrada en las últimas horas, el Estado intimó a las familias a que abandonen los departamentos y terrenos tomados en la Villa Garrote y sus aledaños.

A través de la Secretaría de Hábitat de la Nación, el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, la Subsecretaría de Seguridad bonaerense, la Secretaría de Desarrollo Social de Tigre, entre otras dependencias de los tres niveles del Estado ofrecieron la creación de una “Mesa de articulación” entre las partes que se comprometa a “falicitar una solución habitacional” a los ocupantes ilegales siempre y cuando “desocupen” lo usurpado de forma inmediata.

Según el acta, dado que las estructuras edilicias se encuentran abandonadas a medio terminar, las familias podrían resultar heridas ya que existe “peligro de derrumbe” conforme un informe técnico realizado por la comuna en 2018.

Vale recordar que a muchas de estas familias habitantes del barrio de emergencia se les prometió en reiteradas ocasiones que las viviendas dignas se iban a terminar en el marco de la urbanización del barrio lo que nunca ocurrió.

En ese sentido el documento emitido en el marco de la causa judicial que se tramita en la Fiscalía Descentralizada de Rincoón de Milberg a cargo de Sebastián Fitipaldi, expresa que el Estado “se compromete a facilitar el acceso a las familias en situación de vulnerabilidad a distintos programas sociales” si “los destinatarios se comprometen a desocupar de manera inmediata la zona”.