Toma Villa Garrote

El nombre oficial es Barrio Almirante Brown, pero quienes viven en el barrio que tiene su ingreso al final de esa avenida cruzando la vía del Tren de la Costa, a unas diez cuadras del Puerto de Frutos de Tigre, prefieren nominarlo como “La Garrote”.

En 2015 se entregaron las primeras 108 de unas 280 previstas. Fue lo que se logró terminar tras la cancelación de los proyectos de “Sueños Compartidos”, que dejaron cientos de viviendas a medio terminar en distintos lugares del país.

Son unos nueve conjuntos de edificios hermanados que fueron entregados, mientras que detrás de ellos otros cinco quedaron a medio hacer como esqueletos de concreto de dos pisos y otros tantos apenas las bases, sobre las que se instalaron improvisadas carpas con cañas, lonas y frazadas el pasado domingo.

Se trata de terrenos del Estado Nacional, lindantes a los antiguos talleres ferroviarios. Por una demanda presentada años atrás por algunas de las 800 familias que habitan el barrio, en 2017 la justicia bonaerense intimó a la provincia y al municipio a dotar a La Garrote de servicios básicos. Un relevamiento realizado en junio y julio de 2019 estableció que contaba con 2.649 habitantes.

Hoy quienes participan de la toma aseguran que ese lugar les pertenece por las sucesivas promesas que recibieron por parte de los gobiernos. Desde la villa no hay enfrentamiento con quienes tomaron los edificios a medio construir: algunos provienen de allí, de hogares que no resistían más el hacinamiento, otros tantos son familiares.

“Estábamos viviendo con mis viejos, porque cuando tuvimos una casilla acá nos desalojaron y ahora vinimos a intentar tener un terrenito” relató Julio, uno de los integrantes de la toma.

“Estamos esperando hace años que nos prometieron que nos iban a dar, por eso hoy que vemos la oportunidad queremos asegurar algo para nuestros hijos. Hoy ya no pienso que tardan en darnos la vivienda, pienso que nunca va a llegar”, afirmó.

En las últimas horas se aguardaba por avances respecto a las conversaciones entre el Estado nacional, la provincia y el municipio, tras los relevamientos que se realizaron de la situación.