Una joven de 19 años murió y otras tres personas resultaron heridos al producirse una explosión e incendio ocurrida en un bar de la localidad bonaerense de San Miguel.

El incendio se produjo, según testigos, cuando una camarera intentó recargar una antorcha colocada a modo de centro de mesa con un bidón de alcohol.

El trágico episodio se produjo en un patio interno del Zar Burguer, situado en Paunero al 1.100, y la chica fallecida se llamaba Lucía Costa.

 

La joven se había reunidos con amigos y conocidos de una parroquia de la localidad, en una mesa de un patio interno del bar.

Según contó Maximiliano, tío de Lucía, cuando la camarera se aprestó a recargar la antorcha, aparentemente derramó combustible de más, salpicó a la chica y provocó la explosión.

La joven fue llevada de urgencia al Hospital Arcade de San Miguel, con quemaduras en el 40 por ciento del cuerpo y compromiso de las vías respiratorias.

En el lugar se dispuso el traslado al Hospital del Quemado, en la ciudad de Buenos Aires, pero murió tras recibir dos paros cardíacos mientras era trasladado, de acuerdo al relato de su tío.

El hombre contó que al menos uno de los tres heridos, amigo de la chica fallecida, se encontraba grave e internado en terapia intensiva.

Maximiliano, además apuntó contra el personal del establecimiento, al señalar que su sobrina “quedó tirada en el piso sin que la asistieran” por varios minutos, hasta la llegada de la ambulancia.

“Esta gente no tiene humanidad, la dejaron a la piba tirada como una bolsa de basura”, sostuvo.

En el hecho tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 4, especializada en delitos culposos, del Departamento Judicial de San Martín.

Mientras el local en el que se produjo la tragedia fue clausurado en forma preventiva.

Los familiares de la chica organizaron una marcha para pedir justicia a realizarse el próximo miércoles a las 16:00, en la Plaza San Martín.

En un comunicado que fue difundido a través de redes sociales señalan que “hicieron abandono de persona” con la joven.

“A Lucy la dejaron morir, con ella hicieron abandono de persona, los mismos amigos de la mesa confirman que intentaron apagarle el fuego de su cuerpo con camperas que nos terminan entregando como pertenencias de ella”, señalaron.