La mesa de Juntos Por El Cambio de Malvinas Argentinas marcó su posición respecto la vuelta a clases con fuertes críticas a la postura tomada por el Comité Mixto Distrital de Salud y Seguridad en el Empleo Público .

En un documento titulado “La educación es una actividad esencial”, desde JxC aseguraron que sus integrantes han llevado adelante “las peores prácticas de las épocas más oscuras de la historia de la Argentina” en lo que denunciaron como un intento de “acallar las voces políticas opositoras”.

Aduciendo estadísticas de escolaridad y la desigualdad generada a partir de la pandemia, JxC señaló que “no volver de manera urgente a la presencialidad en cualquiera de las formas propuestas es desconocer a la escuela como la institución más democrática y democratizadora, aumentando la brecha social y la desigualdad, y convirtiendo la inclusión en sólo un relato”.

A continuación compartimos el comunicado completo:


Qué oportunidad han perdido los integrantes del Comité Mixto Distrital de Salud y Seguridad en el Empleo Público de Malvinas Argentinas, que recordando las peores prácticas de las épocas más oscuras de la historia de la Argentina, intentan acallar las voces políticas opositoras. Y lo hacen además en un documento en el que omiten deliberadamente datos que son los que motivan que este espacio exprese su opinión favorable a la vuelta progresiva a clases presenciales y cuidadas.

El 50% de los alumnos de la provincia de Buenos Aires no terminan la escuela secundaria, y de los que sí terminan, 5 de cada 10 no está en condiciones de interpretar un texto cuando lo leen, y sólo 3 de cada 10 pueden realizar una cuenta matemática medianamente compleja. Estas estadísticas fueron empeorando año tras año en los últimos 20, y se profundizarán aún más luego de estos 7 meses de no presencialidad.

El 56% de chicos menores de 18 años que se encuentran bajo la línea de pobreza, un 35,75% de los hogares no tienen acceso a internet y un 6% de las familias viven en condiciones de hacinamiento.

Asimismo, el 10% de los hombres y el 11% de las mujeres que ocupan el lugar de jefes o jefas de familia posee la secundaria incompleta, y el 17% y el 14% respectivamente no terminó siquiera la escuela primaria.

La no escolarización redunda en consecuencias que se extienden por el plazo de más de lo que dura un ciclo lectivo, a excepción de aquellos que tienen padres con un nivel educativo relativamente alto. Y la caída de los aprendizajes esperados para un año es mayor para los estudiantes del quintil más pobre que para los más ricos.

Un escenario de suspensión extendida de clases presenciales profundiza las desigualdades, con algunos efectos que podemos ver hoy y otros que tardarán en ser evidentes.

Resulta preocupante que habiéndose atravesado más de la mitad del ciclo lectivo 2020 y a sabiendas de la heterogeneidad que presenta la población de Malvinas, no se hayan implementado estrategias tendientes a reinsertar paulatina y sectorialmente a los jóvenes que no han tenido contacto alguno con las escuelas, entendiéndolas no solo como el espacio de enseñanza aprendizaje de contenidos, sino como un lugar que brinda contención y sostén a las familias que habitan en condiciones de pobreza y de indigencia, que en este municipio son muchas.

Por todo esto es que proponemos la discusión seria de un programa de regreso a clases que incluya:
-Recuperar a la escuela garante de la justicia educativa, priorizando a los estudiantes que se encuentran en situaciones de marginalidad;
-Generar espacios seguros y respetando todas las medidas de prevención y distanciamiento social (clubes, patios, bibliotecas, parques);
-Generar el compromiso de la comunidad educativa que controle y garantice el cumplimiento de los protocolos;
-Suspensión e incluso cierre del establecimiento en el que pueda aparecer casos positivos de COVID a fin de cortar la transmisión;

No volver de manera urgente a la presencialidad en cualquiera de las formas propuestas es desconocer a la escuela como la institución más democrática y democratizadora, aumentando la brecha social y la desigualdad, y convirtiendo la inclusión en sólo un relato.