“Mientras la situación en San Isidro siga controlada en cuanto a la ocupación de camas de terapia intensiva, el personal merece tomarse unos días para reponer fuerzas”, sostuvo el intendente Gustavo Posse sobre la decisión de permitir licencias por vacaciones al personal de enfermería del sistema de salud municipal luego de haber sido suspendidas al inicio de la pandemia de coronavirus.

Las licencias tomarán efecto desde esta semana y por los próximos tres meses.

Desde el comienzo de la pandemia, y en el marco del decreto nacional, se habían suspendido estas licencias para el personal de salud.

“Consideramos que tras batallar sin descanso estos meses y mientras la situación en San Isidro siga controlada en lo que hace a ocupación de camas de terapia intensiva, el personal merece tomarse unos días para reponer fuerzas y poder volver a sus tareas habiendo recuperado la energía para afrontar los próximos meses”, contó el intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

El decreto municipal queda supeditado a que el porcentaje de ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva del sistema de salud sea inferior al 70 por ciento. En caso de superarse ese porcentaje “no podrán autorizarse nuevas licencias, manteniéndose las que ya hubieran sido autorizadas”.