Rescatan un elefante marino en el Delta de Tigre

El ejemplar de unos 100 kg se había refugiado en un muelle sobre el Río San Antonio

Una vecina oriunda de la localidad de Islas alertó a las autoridades sobre la presencia del ejemplar e inmediatamente inició el trabajo articulado entre las diversas áreas rescatistas para socorrerlo

Personal de Defensa Civil y del Centro de Operaciones Tigre (COT), en conjunto con la Fundación Azara, lograron rescatar a un elefante marino – Mirounga leonina – de aproximadamente 100 kg que se desplazaba sobre el muelle “Delta Point” en Río San Antonio.

Una vez rescatado, el animal fue trasladado inmediatamente por agentes de Defensa Civil al Puerto de Frutos. Allí, personal de Temaikén trasladó al ejemplar al Bioparque ubicado en el partido de Escobar; donde recibió atención primaria y controles veterinarios. Al día siguiente, fue derivado al Centro de Rescate de la Fundación Mundo Marino, en San Clemente del Tuyú.

Luego de realizar los informes correspondientes y los controles sanitarios – a cargo de inspectores de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible- se procederá a su liberación en aguas marítimas, lugar de hábitat de esta especie.

El hábitat de esta especie es marino y oceánico. Se alimenta principalmente de moluscos, crustáceos y peces. El único asentamiento reproductivo continental de Sudamérica se ubica en Península Valdés, en la provincia de Chubut. Su presencia en el delta del río Paraná es accidental, ya que no se encuentra dentro de su área natural de distribución.

Cabe señalar que la Fundación Azara y el Sistema de Protección Ciudadana de Tigre trabajan conjuntamente de manera frecuente en el rescate de fauna nativa en el distrito. Las especies rescatadas son recibidas en el Centro de Rescate de Fauna Silvestre Delta Terra, en el delta de Tigre, gestionado por la Fundación Azara.

Cabe recordar que además en el último mes fueron 4 los lobos marinos de dos pelos rescatados durante las últimas semanas, adentrados en ríos y canales. “Perdidos, lejos de su hábitat, en un ambiente en el que no hubiera podido sobrevivir. Incluso uno de ellos fue encontrado circulando por las calles de un barrio en Escobar” se informó desde el Bioparque Temaikén.