Por la rotura de un caño maestro, el agua brotaba del interior de un árbol en la vereda de Eduardo Costa y Guido Spano, en pleno Acassuso.

Lejos de tratarse de un fenómeno de ribetes místicos, la física y la rotura de un caño subterráneo aportaron una rápida explicación a la cascada arbórea.

Durante el fin de semana, cuando el agua comenzó a brotar del troco del árbol a una altura aproximada de 2 metros, personal técnico de la empresa evaluó la situación y para evitar realizar un corte de servicio más extenso, decidió que este lunes se encararían las tareas de desvío de la cañería afectada.

Además del trabajo de una cuadrilla de AySA que realizó esta mañana realizando un desvío en las cañerías, seguramente deberá intervenir el municipio tras evaluar la salud del árbol, ya que se presume que el mismo además de haber roto el caño con sus raíces, estaría hueco en su interior, ya que los signos de podredumbre del tronco son evidentes.