El director Ejecutivo de la Agencia de Recaudación bonaerense (ARBA), Cristian Girard, afirmó hoy que la moratoria impositiva lanzada por la provincia para contribuyentes y empresas afectados por la pandemia de coronavirus “será la última” y les pidió que “cumplan” con sus obligaciones tributarias.

Durante el acto de presentación de medidas de estímulo para la reactivación financiera que se realizó en la ciudad de 25 de Mayo, el funcionario resaltó que el año pasado “para atender la situación excepcional generada por el neoliberalismo y la pandemia” la provincia lanzó medidas que incluyeron facilidades tributarias.

En ese marco, analizó que “durante la pandemia, la provincia acompañó al sector productivo y a los hogares”, recordó que se no se realizaron juicios por apremios, ni hubo una gestión agresiva de cobranza.

“Este año en que estamos vacunando, lo que marca el principio del fin de la pandemia. Pero es muy importante lograr la otra pata, que es la reactivación económica”, indicó.
Apelando a una metáfora futbolística, Girard planteó que “el Estado está generando volumen de juego, haciendo circular la pelota” y dijo que el Gobierno espera que los empresarios, los acompañen “y terminen haciendo el gol” para que la economía finalmente tenga un año de crecimiento”.

Así, señaló que “en ese marco, esta será la última moratoria de la provincia” y adelantó que este año el organismo “va a intensificar las acciones de cobranza”.
De ese modo, Girard expuso que “si la economía empieza a crecer y los ingresos a recuperarse, esta moratoria será un alivio para que las empresas tengan más capacidad financiera”.

Puntualizó que el primero de los planes se centrará en los tributos patrimoniales y abarcará deudas devengadas o vencidas durante 2020 de los impuestos Inmobiliario, Automotores y Embarcaciones Deportivas, con el que 3 millones de contribuyentes podrán ponerse al día con ARBA.

La financiación incluirá como principal beneficio la condonación de multas, intereses y recargos con quitas serán segmentadas, en función de la capacidad de pago del contribuyente, lo que implica que recibirán mayores beneficios quienes fueron más afectados.

El segundo de los planes de regularización se orientará a agentes de recaudación que no ingresaron fondos retenidos en sus operaciones con contribuyentes de Ingresos Brutos, beneficiando alrededor de 3.800 empresas, en su mayoría pymes.

Abarcará aquellas obligaciones de Ingresos Brutos y Sellos devengadas o vencidas al 31 de diciembre de 2020 e incluirá la condonación de multas, intereses y recargos, que estará segmentada según el tamaño del contribuyente (los mayores beneficios se destinarán a las micro, pequeñas y medianas empresas).

Además, planteó que “la gran apuesta es la creación del régimen simplificado de Ingresos Brutos, que beneficiará alrededor de 1 millón de monotributistas bonaerenses”.

“Con esto, además, terminamos de dar una respuesta contra la evasión y la informalidad. Por arriba, seremos muy duros en la fiscalización a empresas medianas y grandes, y por abajo, en lo patrimonial habrá simplificación tributaria y moratorias”, subrayó.
Por último, pidió acompañamiento al sector privado: “la provincia acompaña, ustedes cumplan”, remarcó.