El municipio avanzó en la clausura del Puerto Regasificador de YPF en las costas del Paraná de las Palmas “por presunto daño al ambiente”.

El Puerto Regasificador de Escobar que opera YPF fue clausurado este viernes por la municipalidad de Escobar por una denuncia de daño al ambiente.

La medida que tomó la comuna se determinó al “constatar una mala gestión de la disposición de los residuos especiales y no especiales”.

La auditoría en el predio en la costa del Paraná de las Palmas que realizaron los agentes municipales, se realizó a partir de la denuncia de un vecino.

En dicho procedimiento se comprobaron “distintas faltas e incumplimiento de las normativas de protección ambiental y elevaron una contravención a la empresa”.

Cabe recordar que a fines de enero de este año, la Justicia Federal levantó una clausura preventiva que los mismos jueces habían impuesto en octubre de 2020 a partir de estudios técnicos que según su entender tenían “falencias”. La terminal de GNL de Escobar era investigada por el peligro que podría conllevar su operación a la población circundante.