El Municipio y Nación avanzan en el plan de repavimentación y bacheo que abarca un total de 50 cuadras. Además anunciaron que las obras incluyen nuevas conexiones domiciliares de la red de agua.

El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, estuvo en Boulogne, una de las localidades donde el Municipio y Nación avanzan en el plan de bacheo y repavimentación que abarca 32 mil metros cuadrados que representan unas 50 cuadras nuevas en el sector comprendido entre Acceso Norte, Ramal Campana, Uruguay, Sarratea, Amancio Alcorta y Paraná. (Ver Dónde).

Como complemento a esta puesta en valor de calles en Villa Adelina y Boulogne, ahora el Municipio anunció que también renovarán las conexiones domiciliares de la red de agua. (Ver El Municipio y Aysa)

“El plan se realiza en zonas en las que se hicieron muchas obras y hubo cuadras que se deterioraron por el desvió del tránsito pesado cuando se hizo la gran obra de Sarratea (repavimentación, ensanche y túnel) por ejemplo”, explicó Posse, desde Plácido Marín y 14 de julio.

La repavimentación se ejecuta mediante el tendido de una base de hormigón simple de 12 centímetros de espesor y una calzada de hormigón rico de 18 centímetros reforzada con malla de acero. En los casos necesarios se realizará también el saneamiento del sector con suelo seleccionado.

Las obras licitadas y ejecutadas por el Municipio de San Isidro se realizan en el marco del Programa “Argentina Hace” con fondos del Ministerio de Infraestructura de la Nación. La puesta en valor de estas arterias comprende una inversión de 251.000.000 de pesos en mejora de la infraestructura urbana del Municipio.

Dónde

Zona 1: Camino Real Morón, Sarratea, Camino del Buen Ayre y Colectora Panamericana.

Zona 2: Camino Real Morón, Sarratea, Sáenz y Bernardo de Irigoyen.

Zona 3: Camino Real Morón, Cura Allievi, Av. Avelino Rolón e Irigoyen.

Zona 4: Sarratea, Alcorta, Thames, Yerbal, Av. Rolón, y Sáenz.

Zona 5: Alcorta, Drago, Yerbal y Thames.

Zona 6: Alcorta, Drago, Yerbal y Paraná.

El Municipio y Aysa

Los trabajos comprenden la colocación de nuevas conexiones entre la red secundaria de agua y las viviendas existentes en los tramos de las arterias que están siendo renovadas.

Se trata de un trabajo conjunto entre la empresa Aysa, que provee los materiales, y el Municipio de San Isidro que aporta la mano de obra.

“Las tareas están destinadas a evitar potenciales rupturas en los nuevos pavimentos generados por posibles pérdidas de agua por cañerías obsoletas”, precisó el secretario de Obras Públicas, Bernardo Landívar.