Ph: Gentileza

Había una vez dirigentes, concejales y/o funcionarios de distintos distritos que solían manifestarse en cuanto micrófono o pluma tuvieran a disposición ser los enviados de Dios, del Obispo y del Papa en el zigzagueante mundo del conurbano.

Uno, principalmente ligado a un intendente pañuelo azul, pero que consiguió un cargo por un pañuelo verde, estaría borrando viejos posteos en las redes sociales, y en su entorno dicen que hasta podría a llegar a pedirle a su madre que borre un recuerdo de Facebook con su foto tomando la comunión.

Al parecer no sería el único que tiene problemas de conciencia originados en pañuelos verdes en su entorno, mientras otros dirigentes se mantienen y se muestran celestes sin dudar. Surge así la nueva categoría de “polleras” verdes.