(Foto de archivo)

El gobernador bonaerense Axel Kicillof y el ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta, coincidieron hoy en que las clases presenciales en las escuelas podrán ser reanudadas “cuando sea segura” la situación sanitaria, en el marco de la pandemia de coronavirus.

“Sabemos que hay presiones de todo tipo”, expresó Kicillof al inaugurar el nuevo edificio de la Escuela Primaria 31 de Dock Sud, en un acto en el que pidió “no partidizar” ni hacer “oportunismo, rabietas o sobreactuaciones” en el contexto de emergencia por la Covid-19.

De igual manera, Trotta, si bien aceptó que “nadie aprende en casa lo mismo que en la escuela”, pidió “sostener ese esfuerzo para volver a las aulas cuando sea seguro” porque según advirtió “no hay margen para la equivocación”.

El ministro pidió evitar “falsos dilemas” dado que “puede haber miradas distintas, pero es momento de trabajar todos juntos, codo a codo con ideas claras de cuidar a nuestra sociedad”.

“No hay un manual escrito de gestión de coronavirus, porque es algo nuevo”, advirtió Kicillof y aseguró que desde el gobierno nacional se lo está afrontando “de manera prudente, seria y responsable” y sin “tratar de buscar votos”.

El mandatario bonaerense cruzó a la dirigencia de Juntos Por El Cambio que reclaman el retorno a clases al asegurar que el  que encabezaron “era un gobierno que no sabía para qué había universidades, pero ahora están desesperados por abrirlas”.

También criticó que “les sacaron las computadoras a los chicos y ahora las reclaman”, en referencia al Plan Conectar Igualdad.

En tanto, Kicillof reclamó evitar hacer “idioteces” dado que no se puede “poner en riesgo a los chicos, a sus familias, ni a los trabajadores de la educación en zonas de alta circulación” del Covid-19.

“Es un momento para llamar a la reflexión, no para tirar toscas, embarrar y presionar”, agregó.

En ese contexto, manifestó que él también desearía “abrir todo” pero subrayó que respeta los consejos de los especialistas que asesoran al gobierno y les dicen qué se puede hacer “sin poner en riesgo a nadie” porque esas habilitaciones “se mide en enfermos y fallecidos”.

Recordó que diferentes países “decidieron prematuramente abrir las escuelas y tuvieron que retroceder” por lo que planteó que su postura es “abrir todo lo posible siempre y cuando en la evalución de riesgo epidemiológico no pongamos en una situación comprometida a la gente”.

Agradeció la forma “científica, responsable y profunda” con que lleva adelante las decisiones el ministro Trotta y reflexionó: “¿Qué más quisiera él que abrir las clases?”.

“Ni bien se pueda, estemos seguros y tranquilos vamos a poder reanudar la actividad presencial, que es irreemplazable”, reconoció el gobernador pero destacó que “hay que volver a las clases presenciales sin poner en riesgo la salud”.

Opinó que “no sirve hacerlo de arrebato y para la foto, hay que hacer un proceso de preparación y transición”.

“Dijimos en campaña que íbamos a volver mejores y estamos haciendo un esfuerzo para ello. Necesitamos una oposición que esté a la altura”, finalizó.

Por su parte, Trotta reconoció “el enorme esfuerzo de los docentes en un momento de tanta angustia” y dijo que ello permite “superar este momento tan difícil”.

“Apenas tengamos la ventana de la oportunidad para regresar a las aulas lo vamos hacer, pero no antes”, continuó y apuntó que el Gobierno no va “a hipotecar el enorme esfuerzo que estamos haciendo”.

Participaron del acto el intendente local Jorge Ferraresi, y la ministra de Educación provincial Agustina Vila.