Ph: Gentileza

En estos días se define el presupuesto 2021 para la provincia de Buenos Aires en la Legislatura, y los principales críticos no son los opositores, sino los propios intendentes del oficialismo.

Por eso los ministros de Axel deben ocuparse más en seducir a sus intendentes que a los legisladores de la oposición, que tan sólo piden algunos cargos en organismos de contralor y el Banco Provincia desde el comienzo de la gestión, ya que el gobernador todavía no les dio a pesar que es una “tradición” en la rosca bonaerense.

Un intendente de la primera sección se quejaba en “off” de no haber sido llamados a la mesa de negociación: “Solo pedimos dos cosas: recursos y obra pública después de un año de pandemia: somos fáciles.”

Por ahora el gobernador muestra otro estilo que sus antecesores y no es tan generoso con los recursos que logra recuperar para la provincia de coparticipación.