El titular del Suteba, Roberto Baradel, no descartó que antes de fin de año se realicen nuevas huelgas docentes en la provincia de Buenos Aires si no se reabren las paritarias, y alertó que podrían sumarse otros gremios estatales para llevar adelante un “paro general”.

El Frente Gremial de docentes bonaerenses inició hoy un paro de dos días, mientras que el gobierno provincial ratificó que descontará las jornadas de protesta y volvió a descartar un nuevo aumento salarial este año.

En tanto, en la ciudad de Buenos Aires los docentes de media y superior nucleados en Ademys continuaban hoy el paro de 48 horas iniciado ayer, y el secretario general de ese gremio, Manuel Gutiírrez, informó que hay “un importante acatamiento” a la medida de fuerza.

Baradel, en diálogo con la radio FM Mega 98.3, explicó que los docentes bonaerenses decidieron parar “porque el Gobierno provincial no está dispuesto a abrir las paritarias”.

“Hemos planteado la reapertura para la discusión en un incremento del 24 por ciento del salario básico”, expresó.

El secretario general de Suteba remarcó que la “inflación es del 25 por ciento anual”, por lo cual hay “un desfasaje en la adquisición del salario” de los maestros.

Al ser consultado si la administración de Daniel Scioli no da respuesta a sus reclamos habría más paros antes de fin de año, Baradel respondió: “Podría haber nuevas medidas, como un paro en la perspectiva y un paro general de los estatales. Se podrían sumar los gremios de la CTA y de la CGT”.

Sin embargo, subrayó que están esperando que el Gobierno bonaerense los “convoque” con “una actitud de diálogo” a fin de destrabar el conflicto.

Por su parte, en la Capital Federal el paro convocado por Ademys recorría hoy su segundo día y el sindicato esperaba “una nueva propuesta superadora del Gobierno porteño”.

“En marzo pasado se logró un aumento del 19 por ciento, lo que significó 280 pesos más en el salario del docente, pero ahora tendría que haber un 12 o 13 por ciento de actualización de nuestro sueldo”, declaró Gutiírrez durante un reportaje en radio 10.

Gutiírrez aseveró que su sindicato estima que la inflación anual está en “un 30 por ciento”, por lo cual el aumento de haberes que se pide “es algo de estricta justicia”.

“Un maestro cuando empieza a trabajar en la ciudad de Buenos Aires gana 1900 pesos y cuando pasa los diez años de antigüedad alcanza 2300 pesos”, aseveró.

Fuente: infoban.com.ar