Unas 500 personas se congregaron este mediodía frente a la quinta presidencial en el partido de Vicente López en apoyo a los ambientalistas de Gualeguachú.
El reclamo del cese de actividades de la planta pastera Botnia en Fray Bentos se concentró hoy frente a la quinta de Olivos, con la concurrencia de manifestantes provenientes de esa ciudad entrerriana, asambleístas de distintas localidades, a los que se sumaron integrantes de agrupaciones como la CCC, de zona norte, La Matanza y San Martín, el MIJP, entre otras.
“Venimos desde Gualeguaychú para manifestar nuestro reclamo frente a la quinta presidencial”, manifestó a InfoBAN uno de los asambleístas presentes.
La protesta causó inconvenientes al tránsito en la mencionada zona, con el corte de la avenida Maipú en su mano a provincia, y en presencia de un importante operativo de seguridad. Asimismo los integrantes de las organizaciones sociales protagonizaron en Puente Saavedra cortes de tránsito, ya que este es su habitual punto de reunión.
Cabe recordar que ambientalistas uruguayos manifestarán el próximo sábado en Fray Bentos contra la planta pastera de Botnia, a la que consideran “la cabeza de un monstruo”, y pedirán que “todos los emprendimientos de este tipo se vayan de
Uruguay en beneficio de la calidad de vida de la gente y de la hermandad con Argentina”.
La actividad central para el sábado está pautada en el centro de Fray Bentos, pasado el mediodía.
La Asamblea de Gualeguaychú, que lidera la lucha contra Botnia en Entre Ríos, formalizó esta semana su decisión de no cruzar el sábado a Fray Bentos.
Además del acuerdo que habían establecido con los uruguayos, rige en Uruguay la prohibición gubernamental para que asambleístas argentinos manifiesten en el departamento de Río Negro, cuya capital es Fray Bentos.
Uruguay se encuentra en pleno desarrollo de una política en materia celulósica, que tiene a Botnia como punto de partida de una serie de desarrollos programados para los próximos años.
Botnia se apresta a iniciar su producción, en cuanto el gobierno uruguayo le otorgue una última autorización, y generará un millón de toneladas anuales.
El gobierno argentino rechaza a Botnia por considerarlo una iniciativa contaminante y autorizada unilateralmente por Uruguay, violando el Estatuto bilateral que data de 1975.

Fuente: infoban.com.ar