Un efectivo de la Policía Federal Argentina (PFA) mató, aparentemente de forma accidental, a un amigo cuando intentó dispararle a un delincuente que quería asaltarlo.

El hecho ocurrió el lunes último alrededor de las 21.30, cuando Lucio Pablo Lorenzo (28) llevaba en su camioneta Chevrolet Zafira a un amigo, agente de la PFA, hasta su casa ubicada en Coronel Winter, entre Gilardi y Madera, de Los Polvorines.

Según relató el policía a las autoridades, ambos llegaron a destino y, cuando íl ya se había bajado y se aproximaba a la puerta de su casa, vio que un hombre desconocido se colocó junto al Zafira, del lado del conductor, y amenazó a su amigo.

Siempre de acuerdo al relato del agente de la PFA, quien se desempeña en la seccional 35ta. de Capital Federal y se encontraba vestido de civil y franco de servicio, segundos despuís escuchó una detonación, por lo que decidió sacar su arma reglamentaria para dispararle al delincuente.

El agente se acercó al Zafira hasta que estuvo a unos dos metros de distancia, apuntó a travís de la ventanilla del lado del acompañante e intentó herir al agresor haciendo pasar el proyectil por encima de la cabeza de su amigo, informaron fuentes de la bonaerense.

Sin embargo, el tiro rebotó en el techo, dentro de la cabina del vehículo, e impactó en el cráneo de Lorenzo, quien murió en el acto sentado al volante.

El presunto delincuente, en tanto, escapó rápidamente del lugar a pie y hasta esta mañana permanecía prófugo, dijeron los voceros. Momentos desuís llegaron al lugar los efectivos de la comisaría de la zona, quienes constataron que Lorenzo había fallecido y detuvieron preventivamente al policía.

Si bien un testigo que se encontraba a unos 20 metros del lugar relató a los investigadores que oyó lo que le pareció eran dos disparos y vio a un hombre que se alejaba corriendo, al realizar los peritajes de rutina en el lugar, los pesquisas sólo hallaron el casquillo de la bala disparada por el agente, cerca del automóvil.

Además, los voceros informaron que la cámara de seguridad municipal más cercana se encuentra a unos 250 metros, por lo que no disponían de imágenes que permitieran saber cómo ocurrió el hecho. El agente de la PFA fue indagado por la fiscal Lorena Carpovich, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 21 descentralizada de Malvinas Argentinas, quien lo acusó de “homicidio culposo” y lo dejó en libertad el martes al mediodía.

Fuente: infoban.com.ar