Una controvertida medida judicial había beneficiado al joven que atropelló y mató a Kevin Sedano, pero ahora la Corte Suprema bonaerense revocó la medida y debería volver a la cárcel.
Al momento de ser condenado Eduardo Sukiassian, el fallo fue tomado como un ejemplo, pero el ejemplo había durado poco, ya que el 29 de mayo del año pasado la Cámara de Casación Penal le había ordenado al Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 San Isidro que revisara el comportamiento del condenado en la unidad carcelaria para otorgarle una morigeración en la pena dispuesta dos meses antes.
El alivio para Vivian Perrone, mamá de Kevin y fundadora de Madres del Dolor, duró poco y tuvo que vovlver a desandar los pasillos de la justicia, porque quien mató a su hijo estaba otra vez en las calles.
Ahora fue la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires la que revocó la prisión domiciliaria con la que había sido beneficiado Sukiassian.
Para el otorgamiento del beneficio de prisión domiciliaria, el tribunal tuvo en cuenta en aquel entonces la buena conducta que mantuvo el joven durante los dos meses que estuvo preso, en la responsabilidad de los padres como
garantía de sus acciones en la vida en sociedad y en que el joven tiene un trabajo asegurado, además de terminar una carrera universitaria.
El abogado querellante y letrado de la Asociación Madres del Dolor, Claudio Mazaira, había calificado la resolución judicial como “vergonzosa” y que plantearán la nulidad del fallo, que la máxima autoridad judicial provincial hizo a lugar.
El hecho ocurrió el 1 de mayo de 2002 cuando Kevin, de 14 años, salió junto a amigos de un local bailable ubicado frente a la Quinta Presidencial de Olivos, en el partido de Vicente López.
A llegar a la avenida Del Libertador y Corrientes, el adolescente fue atropellado por un automovilista, por lo que
sufrió graves heridas y fue trasladado a un sanatorio privado donde estuvo internado hasta que finalmente murió el 8 de mayo de 2002.
Tras la muerte de su hijo, Vivian Perrone fue una de las fundadoras de “Madres del Dolor”, una entidad que, entre otras
actividades, brinda asistencia y contención a víctimas y familiares de hechos de violencia.
El 14 de marzo de 2007 Sukiassian fue condenado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de San Isidro a tres años de prisión efectiva por atropellar, matar y abandonar a Kevin.
El 23 de mayo, Sukiassian aseguró en la audiencia realizada en la sede judicial del TOC 7, convocada para evaluar la morigeración de su pena que sentirá siempre la muerte del muchacho.
“Lamento la muerte de Kevin. Lo lamentí y lo lamentarí toda mi vida”, dijo Sukiassian ante los integrantes del Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 de San Isidro, en su primera declaración en el marco del caso, ya que hasta el momento de la condena nunca lo había hecho.
Previamente, su abogado defensor, Eduardo Di Meglio, expuso las razones por las que debe ser beneficiado con un rígimen de prisión domiciliaria, entre las que destacó la seguridad de que su defendido se fugue del país y la certeza de que los padres del condenado garantizarán la rigurosidad de la pena.
Sin embargo, la madre de Kevin siempre advirtió que Sukiassian nunca cumpliría la prisión domiciliaria ya que fueron los mismos padres los que escondieron el vehículo tras el accidente.
Una semana más tarde a dicha audiencia, el TOC 7, el mismo que lo condenó dispuso su arresto domiciliario.

Fuente: infoban.com.ar