Un joven de 19 años que estaba siendo buscado por el crimen de Daiana
Ojeda, quien hace un año fue asesinada de un balazo cuando iba en
bicicleta y quedó en medio de una disputa entre dos bandas rivales, fue
detenido en las últimas horas tras robarle la cartera a una mujer, en
la localidad de José León Suárez.

En tanto, familiares de Ojeda dijeron que allegados al acusado ayer
fueron a amenazarlos y amedrentarlos para que retiren la denuncia por
el homicidio de la joven que tenía un hijo de 7 años.

Fuentes policiales y judiciales informaron a  la agencia Télam que todo comenzó
cuando una joven de 27 años alertó a los efectivos de la comisaría 4ta.
de San Martín que minutos antes un delincuente le había arrebatado la
cartera con su celular mientras caminaba por la calle.

Ante esa situación, como el teléfono tenía GPS, el personal localizó al
asaltante en Salvador Debenedetti entre las calles 7 y 8, donde fue
detenido.

Según las fuentes, la Policía lo identificó como Rodrigo Carajabal,
quien era buscado por el crimen de Ojeda (29) en el marco de la causa
investigada por el fiscal Favio Cardigonde, a cargo de la Unidad
Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial San Martín.

El hecho ocurrió el 9 de julio de 2019 en barrio La Curita de José León
Suárez cuando la víctima iba a bordo de una bicicleta luego de hacer
unas compras y un joven efectuó un disparo que iba dirigido a otro
muchacho que pertenecía a una banda rival.

Sin embargo, el balazo impactó en el estómago de Ojeda, totalmente
ajena a la disputa, y resultó gravemente herida, por lo que fue
trasladada al hospital Eva Perón en el que permaneció internada 17 días
hasta que el 27 de julio falleció.

El fiscal Cardigonde indagó ayer al sospechoso por el delito de
“homicidio agravado por el uso de arma de fuego” pero se negó a
declarar y continuará detenido.

Los investigadores sospechan que el crimen ocurrió en el marco de una
disputa de drogas entre dos bandas rivales.

En tanto, Geraldine, hermana de la víctima, contó a Télam que
familiares del sospechoso ayer fueron a amenazarlos a su casa para
“levantar la denuncia”.

“Daiana tiene un nene de siete años que vive con nosotros porque nunca
pudo contar con el padre y estamos haciendo todos los papeles para que
se quede acá”, contó la mujer.

La hermana pidió que se esclarezca el caso y se haga “Justicia” para
que “paguen” por el crimen de la mujer que tenía un local de venta de
comidas en su barrio.

“Nosotros llevamos un dolor desde aquel 9 de julio todos los días, mi
mamá está muy mal y mi papá hace varios días se quiso quitar la vida
porque no soporta esto y mi sobrino me pregunta por qué todos los nenes
de mi edad tienen madre y yo no”, expresó Geraldine, la cual agregó:
“Somos gente de trabajo, de estudio, no andamos en nada raro, una
familia que nunca se metió con nadie”.