El gobernador bonaerense Axel Kicillof encabezará mañana una reunión con intendentes de la costa atlántica para evaluar la situación sanitaria de las zonas turísticas de la provincia y los mecanismos de control y prevención implementados, ante el aumento de casos de coronavirus de las últimas semanas.

Fuentes del Poder Ejecutivo bonaerense precisaron que el encuentro entre Kicillof y los jefes comunales se llevará a cabo desde las 11, en la ciudad balnearia de San Bernardo.

El encuentro se desencadenó por el aumento de casos, que en la jornada de ayer alcanzaron los 2.034 nuevos contagios y en promedio en los últimos días a más de 3 mil.

En ese marco, desde el ministerio de Salud, señalaron que “se evalúa el día a día” y remarcaron que “un gran porcentaje de los contagiados son jóvenes”, lo cual hace que el impacto sobre las unidades de terapia intensiva “no sea tan fuerte”.

Por ello, puntualizaron que, si bien no existe una urgencia para adoptar medidas restrictivas, “se irá analizando diariamente, porque si los casos se multiplican se complicará la situación, sobre todo en municipios de la costa atlántica”.

“De manera constante se monitorea el crecimiento de casos y se evalúa la ocupación de camas de terapia intensiva. Y, mientras tanto, se analiza qué se hace en otros lugares del mundo: cuáles son las medidas, cómo se las lleva adelante y qué eficiencia tienen para tener las mejores herramientas en el caso de tener que adoptar una decisión en ese sentido”, explicaron.

En tanto, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, se refirió al avance del coronavirus y alertó sobre la existencia de “un relajamiento fuerte en las conductas de cuidado, especialmente en los sectores juveniles”.

En diálogo con El Destape Radio, el funcionario advirtió que se observa un “crecimiento en todos lados y en el AMBA es más acelerado” y agregó que “de 1.300 casos promedio en la provincia hace tres semanas, ya estamos arriba de los 3.000”.

A pesar de asegurar que “ya empezó a crecer la ocupación de camas y camas de terapia”, el ministro afirmo que el sistema “sigue con capacidad de respuesta”.

Llegamos a tener 437 camas ocupadas hace 3 semanas y hoy estamos en 510. Si se dispara, el sistema sanitario puede entrar en problemas”, resaltó y adelantó que “está en consideración la posibilidad de un toque de queda o restricción por horarios” una medida que, sostuvo, “tuvo bastante eficacia” en Europa.