Trabajadores de la salud realizaron hoy un homenaje a un enfermero del Servicio de Emergencias del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata que murió ayer por coronavirus, y pidieron “mayor reconocimiento a las autoridades” y “solidaridad a la población” ya que quedan “semanas difíciles por delante”.

Los compañeros de trabajo de Antonio Gil Yovera lo despidieron esta mañana simbólicamente con un aplauso en la puerta del hospital ubicado en 14 y 66 de la capital bonaerense, y con un pedido de mayor solidaridad ya que “la pandemia todavía no pasó”.

“Con él ya llevamos 60 fallecimientos en el equipo de Salud de la provincia, con una cantidad muy importante de infectados, que llega a 13 mil, de cuales 5 mil sucedieron en el subsistema público de la provincia de Buenos Aires”, dijo a Télam Pablo Maciel, delegado de la (Cicop), que agrupa a médicos bonaerenses.

En ese marco, añadió: “Estamos viviendo momentos muy difíciles en los hospitales y por eso desde Cicop pedimos a las autoridades mayor reconocimiento y respaldo a las tareas que venimos llevando en este pandemia, y le pedimos a la sociedad que sea solidaria con el enorme trabajo que estamos llevando en cada uno de los sectores de la salud porque la pandemia no todavía no terminó y quedan semanas muy difíciles por delante”.

En un comunicado difundido hoy, la asociación que nuclea a los médicos bonaerenses expresó: “¡Hay que cuidar a los y las que cuidan! ¡No más muertes evitables!”, y apuntó: “¡Los trabajadores de la salud no somos mártires! Exigimos a las autoridades responsabilidad y medidas acordes a la situación sanitaria. Solicitamos a la población solidaridad con el personal de salud”.

Yovera, quien era licenciado en Enfermería, había contraído Covid-19 días atrás y murió ayer.

Su fallecimiento conmocionó a la comunidad del Hospital de Niños.

“Antonio era uno de los nuestros. Era enfermero y combatía en primera línea contra el maldito COVID-19”, escribió en las redes sociales Yanina Vallejo, una de las trabajadoras de la institución, y agregó que “no llegó a conocer la vacuna” y “asistió a los niños hasta el último momento”. “¡Colega, perdón y gracias!”, agregó.

Del mismo modo, Walter Villagrán lo despidió con un “Descansa amigo, terminó tú guardia”, mientras que Marta Márquez, presidenta de la Cicop, expresó: “Más y más tristeza por los compañerxs que dejan su vida en esta pelea, dándolo todo hasta el último aliento”.