El juez de Garantías de San Isidro Ricardo Costa resolvió este martes la prisión preventiva para Daniel Sfeir como coautor del homicidio calificado por el vínculo de su esposa, la docente sanfernandina asesinada el 29 de diciembre pasado.

Luego de analizar los planteos que realizaron todas las partes en una audiencia oral realizada este lunes, el magistrado avaló el pedido del fiscal Cosme Iribarren, para que el viudo continúe en prisión, y rechazar la solicitud de su defensa para excarcelarlo.

El juez Costa consideró que había riesgo de fuga por la elevada expectativa de pena -prisión perpetua- que enfrenta el imputado y que, además, en libertad, el viudo podría entorpecer la causa, informaron fuentes judiciales citadas por Tílam.

El abogado de Sfeir, Rubín Jones, anticipó que apelará la resolución del titular del Juzgado de Garantías 1 de San Isidro.

A la hora de evaluar la prueba, el juez avaló todos los elementos que el fiscal Iribarren presentó el viernes en su pedido de prisión preventiva.

En ese sentido, el juez consideró clave las imágenes de 19 cámaras del Municipio de Tigre y el análisis de su telífono celular, que lo ubicaron en lugares distintos en los que íl dijo estar el día del crimen.

De acuerdo a la investigación, al denunciar la desaparición de su esposa el 29 de diciembre último, Sfeir dijo que llegó a su casa a las 18, durmió la siesta en compañía de su hijo hasta alrededor de las 21 y, al no saber de ella, decidió radicar la denuncia.

No obstante, los pesquisas establecieron que a las 21.09 de ese día desde el celular de Sfeir se realizó una llamada hacia su propia casa que se extendió algunos segundos y que activó la antena instalada cerca del dique Luján, el lugar donde apareció luego el cadáver.

Luego, su auto Ford Ka rojo fue captado por 19 cámaras de control del municipio de Tigre realizando el recorrido de regreso a su domicilio.

Durante la audiencia oral ante el juez, Sfeir pidió la palabra para admitir que estuvo el día y a la hora del crimen en la zona donde apareció el cuerpo de su esposa porque allí fue a dejar a su amante, María Cristina Soria, quien vive en Villa La Ñata, en Tigre, aunque reiteró que no tenía “nada que ver” con el homicidio.

Fuente: infoban.com.ar