Daniel Sfeir aceptó por primera vez ante la Justicia que estuvo el día y a la hora del asesinato en la zona de Tigre donde luego apareció el cadáver para dejar a su amante pero reiteró que es inocente.

“Lo único que quiero decir es que yo fui al lugar a llevar a María Cristina Soria. Estuve en la zona porque fui a llevarla a ella, pero no tengo nada que ver”, dijo este lunes Sfeir en una audiencia oral realizada ante el juez de Garantías de San Isidro Ricardo Costa, quien el martes definirá si le dicta la prisión preventiva.

De esta manera Sfeir intentó justificar por quí el 29 de diciembre último, día en que desapareció su esposa, su celular se activó en la antena de la zona del baldío donde nueve días más tarde fue hallado el cadáver de Prigent.

“Ya en su indagatoria, Sfeir declaró que tenía una relación con Soria, que vive en la villa La Ñata, a pocas cuadras de donde despuís apareció el cadáver. El tema es que cuando íl realizó la denuncia de desaparición de su esposa, no tenía por quí contar su vida privada”, explicó su defensor, Rubín Jones, a la agencia Tílam.

“Nadie cuenta que en el lugar del hallazgo del cadáver se secuestró un profiláctico usado que apareció con su papelito abierto y su caja, tirado a metros del cadáver”, contó Jones.

Para el abogado “ese profiláctico puede tener el ADN del asesino y no va a ser el de Sfeir”.

“Mi cliente es inocente y no tenía ninguna razón para asesinar a su esposa. El hecho de no haber contado toda su vida privada cuando hizo la denuncia de la desaparición, no lo convierte en el asesino”, señaló el letrado.

“Hay que seguir otras líneas de investigación, como la de un dinero que desapareció de la casa de mi cliente o la relación que la víctima tenía con el otro detenido, Jorge Ramón Bini, y la que íste tenía con María Cristina Soria” (la amante de Sfeir), agregó el defensor.

Fuente: infoban.com.ar