Dos jóvenes fueron asaltados por dos delincuentes armados que se los llevaron cautivos en el auto en el que se movilizaban y se apoderaron de una mochila con 310.000 pesos, aunque quedaron detenidos tras una persecución y tiroteo con la Policía

El hecho el sábado por la tarde, cuando personal policial recibió un alerta sobre un robo en proceso e intentó identificar a un auto marca Volkswagen en el cruce de ruta 23 y calle Demóstenes.

Fuentes policiales indicaron a la agencia Télam que al advertir la presencia de los efectivos el conductor del vehículo continuó su marcha, por lo que se inició una persecución que finalizó en el cruce de las calles 2 de Abril y Newbery, cuando dos sospechosos descendieron del auto y continuaron la fuga a pie.

En ese lugar, los efectivos descubrieron que a bordo del vehículo habían quedado dos jóvenes, identificados como Nicolás Caballero (24) y Marcos Godoy (22), quienes habían sido privados de su libertad por los delincuentes en fuga.

Fuentes judiciales precisaron que Caballero y Godoy se encontraban transportando la recaudación de una empresa avícola en la cual trabajan.

En tanto, tras un enfrentamiento armado la Policía detuvo a dos sospechosos, de 50 y 36 años, el primero de ellos con antecedentes penales y un pedido de captura de Santa Fe.

En poder de los sospechosos, los efectivos secuestraron una mochila con 310.000 pesos en efectivo y una pistola 9 milímetros marca Taurus con la numeración suprimida.

Además, los pesquisas secuestraron un segundo vehículo, un Ford Fiesta blanco que, según los testigos, fue utilizado por los delincuentes para interceptar a las víctimas y luego abandonado en la vía pública.

Los investigadores no descartan la participación de al menos una persona más que habría hecho de soporte a los delincuentes a bordo de una moto al momento de perpetrar el robo.

El hecho, caratulado como “robo agravado en poblado y en banda, uso de arma de fuego apta para el disparo, el delito de encubrimiento -por el uso de un vehículo robado- y portación ilegal de arma de guerra”, es investigado por el fiscal Federico Soñora de Moreno, quien los indagará mañana a primera hora.