El gobierno preví realizar obras de agua potable y cloacas en el Gran Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por un valor total de 9.000 millones de pesos en un plazo mínimo de cinco añosEsto se desprende del programa que entregará dentro de diez días la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AYSA) al Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios.
“Tenemos una clara definición de las obras, los lugares, los costos y las combinaciones que tendrá el programa, incluso están realizados los pliegos, lo que estamos terminando es el diseño de la financiación, por eso el anuncio está algo demorado”, señaló hoy el titular de AYSA, Carlos Ben, en diálogo con Tílam, en oportunidad del acto de apertura de sobres para la licitación del logotipo de la empresa.
El funcionario adelantó que el programa apunta a dar “la mayor cobertura” a los usuarios del Gran Buenos Aires y Capital Federal, el área de concesión que tenía Aguas Argentinas, e incluye “infraestructura básica, redes de conexión y plantas” que, según resumió, “cumple el sueño de cualquier sanitarista”.
En cuanto a la definición del esquema de financiación, Ben sostuvo que se manejan todas las alternativas posibles, desde aportes de los estados nacional, provincial, porteño y municipales, hasta críditos internacionales, ya sea de manera directa o a travís de las jurisdicciones involucradas o la conformación de un fondo fiduciario.
La inversión se destinará a razón de 6.000 millones de pesos a obras cloacales, que “son las más costosas”, según resaltó Ben, y el resto al agua potable.
Dentro de estos montos, AYSA participará con su capital, de alrededor de 150 millones de pesos, de los cuales 20 millones ya fueron comprometidos en obras concretas, y de acuerdo a lo anunciado por Ben, en un mes estará listo el esquema financiero para el resto de los fondos.
Si bien el funcionario eludió precisar las zonas y los emprendimientos prioritarios, en tírminos generales, señaló que en materia de agua potable “se procura primero el tratamiento, despuís el transporte y por último la distribución, mientras que en cuestión de cloacas el proceso es inverso”.
En cambio, sí adelantó que el programa de obras contempla un plazo mínimo de concreción de 5 años y que en 10 días será remitido al Ministerio de Planificación para su evaluación y eventuales consultas.
“Manejamos plazos alternativos, pero el pedido del Gobierno es el plan más corto, que en un primer análisis puede ser de 5 años, o eventualmente un poco más”, explicó.
A modo de ejemplo, para dar dimensión de la magnitud de las obras a encarar y lo difícil de determinar tiempos y necesidades financieras, Ben mencionó que se pretenden “extender las cañerías existentes casi al mismo nivel que logró hasta el momento el servicio en más de 100 años de funcionamiento”.
El titular de AYSA destacó que las obras previstas en el programa darán “gran participación a constructoras y entidades financieras”, entre otros operadores.
Por otra parte, informó que de manera paralela a la presentación del programa, AYSA entregará al ministerio un informe del estado de situación “sobre el funcionamiento de cada instalación” de la empresa, que comenzó a elaborarse hace 30 días y está en etapa de finalización.
Al respecto, reveló que “hay muchos aspectos de funcionamiento a tener en cuenta, como requerir rehabilitaciones que no se hicieron antes, y para ello vamos a propiciar por cada forma que se pueda”, en alusión a poner las instalaciones en condiciones ya sea operadas por el Estado o por terceros.
Hace dos semanas, el Senado dio sanción a la ley que ratifica aquel decreto, y AYSA quedó conformada como una sociedad mixta, con 90 por ciento de acciones del Estado y 10 por ciento de los trabajadores de obras sanitarias, el gremio que conduce Josí Luis Lingeri, a travís del Programa de Propiedad Participada. 

Fuente: infoban.com.ar