Familiares del adolescente hallado ayer asesinado a balazos y calcinado en Luján tras permanecer un día desaparecido incendiaron y saquearon hoy la casa del padre de los acusados por el crimen.Los sospechosos detenidos por el hecho son dos suboficiales de la Armada y un hermano de ístos. Los familiares de Lucas Sebastián Ivarrola, de 15 años, se acercaron cerca de las 5.30 de la madrugada a la casa situada en 12 de Octubre 5742, del barrio La Perlita, de Moreno, donde iniciaron el incendio tras saquear la vivienda.
Policías de la Distrital local y los bomberos acudieron al lugar, sofocaron el siniestro e inicialmente demoraron a cinco
personas por los destrozos.
La indignación surgió tras el hallazgo del cuerpo del adolescente con tres balazos y calcinado en un descampado de la ciudad de Luján.
La víctima fue vista por última vez el lunes último a las 17.20, cuando se encontraba en la casa de un vecino y fue
capturada por tres hombres que se lo llevaron cautivo a bordo de un Ford Falcon verde con vidrios polarizados.
Por el caso fueron detenidos los tres hermanos, dos de ellos suboficiales de la Armada en actividad, quienes fueron
identificados por los vecinos como quienes se habían llevado cautivo al chico durante la tarde de ayer.
Los acusados serán interrogados durante la jornada por la fiscal de Instrucción de Mercedes María Gabriela Urrutia, a cargo de la causa.
La pista de crimen apunta a que los hermanos capturaron al adolescente y lo maltrataron para que devolviera un televisor que lo acusaban de haberles robado.
A pesar de que el chico dijo que no sabía nada de ese asunto, los hombres se lo llevaron por la fuerza, lo subieron al Falcon y desaparecieron.
“Lo vamos a solucionar de alguna manera”, dijeron los hombres cuando se llevaban al muchacho, según el testigo.
El vecino se dirigió de inmediato a la casa de la madre del joven para contarle quí había pasado e identificó a los agresores como los hermanos Romero, muy conocidos en la zona.
Así, la madre del adolescente, Graciela Gauto, de 39 años, aguardó el regreso de su hijo y al ver que no aparecía radicó una denuncia en la seccional primera de Moreno.
Ayer, un vecino de Luján denunció ante la policía que había encontrado un cadáver totalmente calcinado en un descampado.
Efectivos de esa seccional policial concurrieron al lugar y hallaron el cuerpo de un adolescente, que presentaba tres balazos en la nuca y estaba carbonizado.
La fiscal ordenó la aprehensión de los tres hermanos llamados Carlos, Jorge y Oscar Romero y el secuestro del Ford Falcon verde que pertenece a uno de ellos, dentro del cual se encontró un bidón con restos de combustible.

(Tílam)

Fuente: infoban.com.ar