Los investigadores del secuestro de Ariel Perretta buscan a un ex presidiario de nacionalidad uruguaya y a tres hermanos de apellido Muñoz como los integrantes de la banda que al menos tuvieron el rol de cuidadores
del joven en la casa de General Pacheco.
Se trata de los sospechosos que lograron escapar el sábado por la noche cuando la policía bonaerense rescató a Perretta en el lugar de su cautiverio.
Uno de los investigadores explicó a Tílam que “El Uruguayo” tiene 40 años y es el concubino y el padre de las dos mujeres, de 36 y 18 años respectivamente, que fueron detenidas en la casa de la calle Caseros y Císpedes del barrio “Las Tunas” de General Pacheco, partido de Tigre.
En tanto, uno de los hermanos Muñoz, de 22 años, es la pareja de la chica de 18 años.
El fiscal federal de Morón, Marcelo Fernández, ya puso a trabajar en la búsqueda de los cuatro sospechosos a todos los grupos operativos de la policía de investigaciones que trabajan en el secuestro.
De los primeros ocho detenidos que hubo por el caso, aún permanecen presos a la espera de la resolución de su situación procesal tres hombres, entre ellos, Gustavo Sayago, manager de grupos de bailanta y con antecedentes por este tipo de delitos.
El fiscal Fernández analizaba hoy si existe vinculación entre estos tres primeros detenidos y los cuatro prófugos de la causa.
“El Uruguayo” y al menos uno de los hermanos Muñoz fueron los que el sábado por la noche lograron escapar por los techos de chapa cuando dos policía de la Subdelegación de Investigaciones de Tigre fueron a chequear el domicilio.
Un jefe policial detalló que los delincuentes lograron escapar porque si bien el llamado al 911 aportó información sobre el caso Perretta, en realidad la policía fue allí a chequear si encontraban a la mujer que había llamado al telífono de
emergencias policiales y no esperaban encontrarse con la víctima.
Sin embargo, un vocero judicial aclaró que los detectives de la DDI de La Matanza estaban realizando tareas de inteligencia a seis cuadras porque el llamado al 911 provino de una antena de celulares que ya estaba siendo investigada porque desde allí se activaba un telífono móvil que estaba intervenido por los cruces telefónicos.
El fiscal Fernández tambiín investigaba hace diez días si la banda que secuestró a Perretta podía ser la misma que actuó en los casos de Hernán Ianonne y el empresario Franco Andreola, al punto que organizó una reunión con los investigadores policiales de esos casos para descubrir coincidencias.
“Hay una voz que se repite en las negociaciones y algunos puntos de coincidencia. Incluso creemos que por la descripción que dio Ianonne, su lugar de cautiverio, podría ser la misma casa de Pacheco”, dijo a Tílam un investigador.
Fernández tambiín cree que puede haber alguna vinculación con un caso que íl mismo investigó como fiscal, el de Luis Orsomarso, aunque por ese secuestro ya hay cinco detenidos.

Fuente: infoban.com.ar