El presidente del Concejo Deliberante consideró que la discusión sobre el presupuesto del Deliberante y la rebaja de dietas “está fuera de contexto”, y le respondió al concejal Daniel Ivokus.Císar Caher (FpV) explicó que la aprobación de la Ordenanza que establece la rebaja de las dietas “si se toma sólo como que se bajaron las dietas está fuera de contexto, lo que se planteó desde el interbloque del Frente para la Victoria – Partido Justicialista a la gente del ARI es resolver un problema que se había originado a partir del aumento salarial que dictó el Ejecutivo a mediados de Enero”.
Chaher destacó que el Deliberante “se está manejando prácticamente con el mismo presupuesto que tenía el año pasado, que provocó un achicamiento del presupuesto actual obligándonos a tomar una serie de medidas que planteamos a los concejales del ARI”.
Entre esas medidas se incluye la rebaja de tiempos plenos con eliminación de bonificaciones y bajar algunos contratos “de personal político”. Para el presidente del HCD esta medida provocó que los ediles de la oposición “plantearan el tema como que se originó exclusivamente a raíz de la rebaja de las dietas exclusivamente”.
En diálogo con InfoBAN, el concejal de San Martín con Honestidad y Trabajo”, Daniel Ivoskus, había asegurado que la Ordenanza “está encubriendo una mala administración acá en el consejo” a la vez que aclaró “el deliberante está gastando 5.5 millones en sueldos. Acá hay una alianza entre el kirchnerismo, el duhaldismo y el PRO, al momento de hacer un acuerdo para mantener el poder. Esto los llevó a hacer acuerdos que llevaron a que algunos ediles tengan hasta 40 empleados trabajando” y agregó que “si algún día a todos los empleados se les ocurriese venir a trabajar todos juntos, tendríamos un serio problema con riesgo de derrumbe”.
Sobre este punto, Chaher aseguró que “se trata de un exabrupto, 40 empleados por concejal significan mil personas trabajando en el Concejo Deliberante, y en realidad hay unos doscientos”.
En un comunicado enviado a los medios se indicó que  “no existe violación a norma alguna ni tampoco administración irregular o mal manejo de los fondos públicos” y que con las medidas tomadas “simplemente se trata de evitar posibles desajustes” en el final del ejercicio, el 31 de diciembre. El comunicado agrega que “todas las manifestaciones vertidas en tal sentido nos retrotraen a la vieja política, la política del descrídito y la descalificación y de la acusación por la acusación misma”.

Fuente: infoban.com.ar