La prestación de salud de Teleasistencia Domiciliaria que brinda la Cruz Roja en el municipio de Tigre está a punto de ser interrumpido aun cuando está dirigido a una de las franjas de la población más necesitadas de este tipo de acompañamiento en plena pandemia por el Covid-19.

Estaba pensado para ser implementado de forma masiva ya que entre otras virtudes permite evitar el traslado a residencias o geriátricos, pero luego del período de prueba tras el cual el municipio debía abonar el servicio destinado a adultos mayores en determinadas situaciones socioeconómicas, no hubo respuestas y los equipos se están retirando de los domicilios.

A través de un trabajo conjunto se implementó en Tigre el Servicio de Teleasistencia “de comunicación verbal a distancia, que brinda asistencia personalizada de forma inmediata con sólo apretar un botón” según explica la Cruz Roja en su web.

El convenio que firmaron en la casa del primer beneficiario el intendente Julio Zamora y el Presidente de Cruz Roja Argentina Diego Taping en mayo de 2018 (expte. 4112-4124/18), convertía a Tigre en el primer municipio de Latinoamérica en implementar una iniciativa de estas características, acercando a los vecinos mayores la posibilidad de contar con trabajadores sociales, psicólogos, asistentes terapéuticos, enfermeros y voluntarios capacitados de la red humanitaria más grande del mundo.

Basado en modelos europeos, con características innovadoras que lo diferencian de otros como los de telemedicina, o los conocidos botones de pánico, se centra en un dispositivo central que permite que la persona pueda requerir ayuda desde cualquier lugar de la casa con pulsadores ubicados en una pulsera o collar, y a través del mismo dar aviso en caso de una caída en el hogar, pero también recibir el llamado periódico de los operadores con recordatorios de medicamentos y turnos médicos. De este modo con la cercanía que propone este sistema, brinda también contención frente a la soledad, un aspecto destacado al momento de su implementación y que cobra mayor relevancia en este segmento de población de riesgo frente al aislamiento social vigente.

Luego de la firma y la foto de rigor para la puesta en marcha en el distrito del servicio de teleasistencia, la filial local de Cruz Roja cumplió con su parte del convenio que en un inicio preveía la instalación de unos 40 equipos para realizar una prueba piloto durante 6 meses. Pasado ese lapso el municipio debía contratar el servicio o desistir del mismo, pero a pesar de los reclamos nada de esto ocurrió.

La Secretaria General de la Cruz Roja Argentina, Dra. María Villafañe, le comunicó recientemente al intendente Julio Zamora que “habiéndose vencido con creces el plazo previsto en la cláusula segunda del convenio suscripto entre esta entidad y el municipio de Tigre el día 12 de julio de 2018 y ante la falta de interés por parte de ustedes de continuar con el servicio, dejaremos de prestarlo a partir del día 18 de octubre próximo”.

Si bien a fines del año pasado los plazos del convenio ya estaban vencidos, asumiendo el costo y por una cuestión humanitaria la Cruz Roja sostuvo el servicio a pesar de la falta de respuesta del municipio. Por distintos motivos, de los equipos originales –de un alto valor- sólo 17 quedaban en funcionamiento, y los restantes según se pudo establecer permanecen en una oficina municipal, sin uso, impidiendo que en la actual situación de emergencia sanitaria la Cruz Roja disponga de sus recursos y pueda redistribuirlos en comunidades donde las autoridades quieran atender las necesidades de este sector vulnerable de la población.

Voluntarios de esta entidad visitarán a los usuarios para retirar los aparatos dados en comodato y brindar las explicaciones necesarias respecto del cese dispuesto” informaron desde Cruz Roja en la misiva dirigida al jefe comunal.

Se estima que de los más de 450 mil habitantes de Tigre, el 10% son adultos mayores de 65 años.