Unos 36 pastores evangílicos ingresaron a la residencia presidencial y oraron a Dios pidiendo por la “transformación del país”, en el marco de la octava concentración anual de iglesias cristianas evangílicas frente al predio de la localidad bonaerense de Olivos.

El grupo elevó la plegaria delante de la casa principal y en la plaza de armas, y entregó una carta dirigida a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“Rogamos a Dios para que llene de su sabiduría a la Presidenta para comprender los tiempos y su voluntad para Argentina, siendo así ser parte de la bendición presente y de los tiempos que vendrán. Creemos y declaramos que serán tiempos de paz y de abundancia para nuestra bendita y amada Nación”, dijo el pastor Víctor Addolorato, titular del Consejo Pastoral de Vicente López y coordinador del encuentro.

En la misiva a la primera mandataria, los pastores evangílicos manifestaron: “Vemos con profundo dolor y tristeza en nuestros corazones, como la rebeldía, la inmoralidad y la corrupción han ganado las calles de nuestra patria, trayendo violencia y abusos de toda índole, lo que produce en los ciudadanos de nuestra nación una gran inseguridad, incertezas y temor”.

Tras aclarar que no fueron hasta allí para “hablarle de su gestión de gobierno, sino de lo que a todos nos convoca y compromete: el pueblo Argentino”, consideraron que “el problema de la Argentina como toda situación de crisis, tiene muchas facetas y causales, pero su raíz no es la economía, ni la política, no es la falta de trabajo o de educación”.

“Creemos que la gínesis del problema de nuestra nación radica en la pírdida de los valores íticos y morales especialmente en las instituciones de nuestra patria y como institución fundamental de la sociedad: ‘la familia’ promotora de la educación, la que alimenta la conciencia, la moral y la virtud construyendo la personalidad del individuo”, subrayaron.

Asimismo, recordaron que “la enseñanza de los valores cristianos fue la que sustentó las familias de nuestros abuelos y hoy parecen recuerdos del pasado, trayendo consecuencias casi irreversibles a las nuevas generaciones”.

Los pastores precisaron a la Presidenta que “hoy estamos aquí como siervos de Dios cumpliendo una función profítica, para decirle al pueblo argentino que es tiempo de que se arrepientan de sus malos caminos, que es tiempo de volverse a Dios, el cual será grande en perdonar y restaurar la paz sobre la nación”.

“Es tiempo de pedir perdón por las infidelidades, los robos, la corrupción, el cohecho, la mentira, la desviación sexual, el abuso, la violencia, el abandono, la degeneración, el libertinaje, la rebeldía, la idolatría, la hechicería y por todas aquellas cosas que nos han alejado del corazón de Dios”, aseveraron.

Los evangílicos se reunieron por octavo año consecutivo frente al portón principal de la residencia presidencial, donde tambiín habrá un recital de bandas cristianas desde una plataforma móvil ubicada en avenida Maipú.

El encuentro de fe fue organizado por el Consejo Pastoral de Vicente López, el movimiento de oración “Argentina, Dios te bendice” y la Federación de Consejos Pastorales Evangílicos de la provincia de Buenos Aires (FeCoPeBa).

Asimismo, contó con el apoyo de la Federación Alianza Cristiana de Iglesias Evangílicas de la República Argentina (FACIERA), la Federación Confraternidad Evangílica Pentecostal (FeCEP) y la Federación de Consejos Pastorales Evangílicos de la provincia de Buenos Aires (FeCoPeBa) que nuclea a los 134 municipios.

Fuente: infoban.com.ar