El presidente Nístor Kirchner aseguró que las elecciones del 28 de octubre marcarán “un punto de inflexión” y anticipó que impulsará la reconstrucción del peronismo, al tiempo que cuestionó las relaciones carnales
impulsadas por Carlos Menem en la dícada del ’90 que, dijo “tanta vergüenza nos dieron”.
Al hablar en un acto con intendentes del conurbano en la localidad de Ituzaingó, Kirchner cuestionó además a aquellos que, dijo, “hablan de apatía” frente a los comicios del próximo domingo, al sostener que “el pueblo es apático con quiínes no le dan oportunidades de generar un cambio”.
“El 28 de octubre es un día importante en nuestra historia porque va a marcar un punto de inflexión. Agunos hablan de apatía pero el pueblo es apático con quienes no les dan oportunidades de generar un cambio. Nosotros no sentimos esa apatía donde vamos. Sentimos calor popular, ganas y amor”, afirmó el mandatario.
En su discurso y aunque sin nombrarlos, Kirchner hizo alusión tambiín a los ex presidentes Fernando de la Rúa y Adolfo Rodríguez Saá cuando recordó que asumió “con todas sus fuerzas, mientras algunos dejaron la Casa Rosada yíndose en helicóptero y otros, que hablan de peronismo, se animaron a estar una semana, se escaparon a la provincia y nos dejaron el país en llamas”.
Al participar de un encuentro con intendentes justicialistas, que se realizó en el Club Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó, Kirchner cuestionó “las relaciones carnales que tanta vergüenza nos dieron” y sostuvo que “los inspiradores todavía andan por ahí, no importa, es mejor no nombrarlos”, en referencia a la política de Menem con Estados Unidos.
El Presidente aprovechó además ese marco rodeado de intendentes justicialistas de la primera y tercera sección electoral, para anunciar su intención de poner en marcha “una reorganización democrática del Partido Justicialista” y precisó que se tratará de un peronismo “actualizado a los tiempos que nos toca vivir”.
En esa línea, el primer mandatario anticipó que el objetivo será “reeditar el sueño frentista, concertador, del líder del movimiento, desde la Concertación Plural, con un gran sentido de lo nacional y popular”.
El mandatario llegó acompañado por el gobernador bonaerense, Felipe Solá; su candidato a sucederlo, el vicepresidente Daniel Scioli y su compañero de fórmula, Alberto Balestrini y los ministros de Infraestructura, Julio De Vido y de Salud, Ginís González García y el intendente local, Alberto Descalzo.
Finalmente, el Presidente agradeció al gobernador Felipe Solá y al vicepresidente Daniel Scioli “por su lealtad y compromiso” y, si bien reconoció haber tenido “acuerdos y diferencias” con el actual candidato a gobernador del Frente para la Victoria, aseguró que “se a a desvelar trabajando por la provincia”.

Fuente: infoban.com.ar