Varias agrupaciones de vecinos convocaron para protestar contra el aumento de tasas que en algunos casos supera el 250%, lo harán frente al palacio municipal de Vicente López.
Las facturas que en la mayoría de los casos duplicaron el importe de la anterior, fueron rechazadas por los vecinos que se mostraron en contra del incremento injustificado por la ausencia de nuevos servicios que ameriten mayores gastos de la comuna.
Los vecinos plantean realizar una recolección de firmas para pedir al Deliberante que deje sin efecto la medida. En el mismo sentido, cinco ediles de la oposición, se manifestaron en contra de la Ordenanza que autoriza el incremento promedio del 150% basado en la adopción de la valuación fiscal provincial de las propiedades del partido.
“Ningún Municipio de la Región Metropolitana Norte y ni siquiera la propia Provincia de Buenos Aires adopta el 100% de la valuación fiscal de los inmuebles para efectuar los cálculos, como si se hace en nuestro Distrito.” explican desde el bloque ARI – Socialista.
Con la firma de cinco ediles solicitan al ejecutivo “Que establezca un tope máximo de incrementos del 30% para el año 2008, con relación al monto de cada cuota pagada en el año 2007.”
A los fines de evitar que esta merma en los ingresos proyectados pudiera afectar algún servicio proponen se eliminen del proyecto de recategorización de personal y aumento de salarios “los sueldos del Intendente, Concejales, Secretarios, Subsecretarios, Directores Grales., Jueces de Faltas, y todos los cargos de Personal Jerárquico tanto en el Departamento Ejecutivo como Deliberativo.”

Una ordenanza discutida

La Ordenanza que permite el fuerte incremento, no tiene en cuenta contraprestación alguna de servicios. La Ordenanza, según sostienen fuentes consultadas sería incostitucional, por que grava la propiedad, cosa vedada a las administraciones municipales, que deben limitar sus tributos a percibir dinero suficiente para la prestación de los servicios públicos que el municipio debe brindar.
La valuación fiscal de un inmueble, no tiene relación alguna con la contraprestación de servicios, que podría resultar del cálculo de recursos y presupuestos, por lo que esta Ordenanza convierte al municipio en un agente recaudador de impuestos inmobiliarios, que no diferencia más que por franjas territoriales la capacidad contributiva, la equidad ni la igualdad del monto a percibir, principios fundamentales de cualquier impuesto en general.
Desde la oposición aseguran que “no sólo han elevado el ABL, sino que hay denuncias de comercios que advierten que la tasa de abasto, se incrementó a razón de 250%” alcanzando “$14 por cada media res” el costo precedente era cercano a los cuatro pesos.
Tal como indica el ARTICULO 106°: La denominación genírica de “impuestos” comprende la contribución de mejoras y la retribución de servicios municipales, oblados en forma directa. En este sentido el ARTICULO 229° justifica el planteo contra el modo de cálculo del incremento “Las rentas o recursos municipales, cualquiera que sea su origen o naturaleza, dado su destino especial para la atención de los servicios públicos son inembargables.” Esto significa que se no justificar el destino “atención de servicios públicos” en el presupuesto, resultaría improcedente utilizar como base del cálculo de la tasa la “Valuación Fiscal de la provincia”.
El Art. 228 explica que “Los órganos del gobierno municipal tienen por lo tanto amplias atribuciones para especificar los gastos que deban pagarse con el producto de aquellos impuestos, sin más limitaciones que las que resultan de la aplicación de los mismos a la atención de las aludidas necesidades colectivas.”
Este panorama, sujeto a interpretación, deja fuertemente cuestionada la ordenanza, donde la base imponible del tributo, resulta la propiedad del vecino y no la suma de los servicios e inversiones presupuestadas, esto significa que se desnaturaliza la “especie Tasa” convirtiíndola en un “impuesto” sin contraprestación.

Fuente: infoban.com.ar