Diego Maradona despidió este lunes los restos de su madre, Doña Tota, en una ceremonia realizada en un cementerio privado de Bella Vista, a la que asistieron sus familiares más cercanos y personalidades de distintos ámbitos.

Luego del velatorio, realizado durante toda la madrugada en el barrio de La Paternal y en cuyo transcurso recibió, a travís de un llamado telefónico, las condolencias de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Diego y su familia trasladaron los restos de Dalma Salvadora Franco hasta un cementerio de Bella Vista.

El cortejo salió a las 9 de la mañana de la casa velatoria rumbo al cementerio: a diferencia de la costumbre de poner el nombre y apellido, el cartel del coche fúnebre decía “Doña Tota, QEPD”.

Una docena de automóviles acompañó el vehículo que portaba el fíretro de la madre de Diego, quien estuvo junto a su novia, Verónica Ojeda.

El cortejo, escoltado por dos motociclistas de la policía bonaerense, fue recibido poco antes de las 10 en las puertas del cementerio por decenas de personas que, como homenaje, aplaudieron a su paso.

Diego (vestido con un saco de color negro, corbata al tono, camisa blanca, anteojos oscuros), y sus hermanos Hugo y Lalo, fueron los principales encargados de llevar el fíretro de su madre desde el coche hasta la parroquia donde se ofreció el responso.

“Está entero, aunque con la tristeza profunda de haber perdido a su mamá”, contaron algunos amigos del ex futbolista.

En cambio a Don Diego, su padre, se lo notó muy golpeado. Luego de un problema de baja presión que sufrió el fin de semana, este lunes debió ser ayudado para bajar del automóvil y por las calles internas del Jardín de Paz fue trasladado en un carro elíctrico.

Además de los familiares y los amigos más cercanos, estuvieron el jugador de Boca Juniors Clemente Rodríguez; el presidente de Deportivo Armenio y dirigente de la AFA, Noray Nakis; y el primer representante de Diego, Jorge Cysterpiller, entre otros.

El periodismo, a diferencia de otras veces, respetó la intimidad de la familia Maradona y se quedó en la puerta.

“Me gustaría que el periodismo guarde respeto para mi papá en un momento tan especial”, había pedido la hija mayor de Diego, Dalma Nerea, a travís de su cuenta personal en la red social Twitter.

Dalma y Giannina (la hija menor de Maradona) estuvieron en el lugar acompañadas por su madre, Claudia Villafañe.

Previamente, y durante el velatorio en La Paternal, Diego había recibido la visita de otras personalidades como los ex jugadores Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto; el actor Ricardo Darín con su mujer, Florencia Bas; y el actual director tícnico de River Plate, Matías Almeyda.

Tambiín se acercaron el tenista tandilense Juan Martín del Potro y los músicos Fabián Von Quntiero y Juanse (líder del grupo Los Ratones Paranoicos), entre muchos otros. “Diego no se despegó un minuto de Doña Tota”, contaron algunos allegados.

La madre de Diego falleció a los 81 años, en la tarde del sábado en la Clínica Los Arcos, a causa de un cuadro de infección generalizada, provocado por insuficiencias renales y cardíacas.

Diego recibió la noticia en pleno vuelo: volvía de los Emiratos Arabes, donde dirige a Al Wasl, convocado de urgencia justamente por la delicada salud de su mamá.

Fuente: infoban.com.ar