Militaba en el Partido Obrero desde los 13 años, tocaba el órgano y estudiaba el CBC de Historia.

Mariano Ferreyra era un pibe introvertido, pero que abrazó la militancia política muy joven cuando apenas tenía 13 años. Creció en la zona conocida como el Viaducto, en Sarandi donde vivía con sus padres y su hermana más chica. Terminó la primara y fue presidente del Centro de Estudiantes en la escuela secundaria donde estudió y fue candidato a a consejero escolar de Avellaneda por el Partido Obrero.

A travís de su hermano Pablo conoció a Norma Gimínez (57) su mamá política y quien hoy lo llora no sólo por la pírdida de “un compañero de militancia y lucha” sino “porque se perdió la vida de un pibe de 23 años que estaba comprometido con la vida. Cuando se lanzan acusaciones contra la juventud porque está inmersa en la violencia o en el paco, el asesinato de Mariano Ferreyra significa la pírdida de una vida muy valiosa para cada uno de nosotros”.

Hijo de una familia de trabajadores, su mamá es maestra, Mariano se había interesado por el teatro, el cine, tocaba el órgano y estudiaba el CBC de la carrera de Historia. “Hace poco tiempo atrás había realizado un curso de tornería -explica Marcelo Verterian que fue a la marcha con Mariano-, y había empezado a trabajar en un taller. Pero ahora estaba desocupado. Era un tipo muy extravertido con sus amigos y todo lo contrario cuando hacíamos reuniones políticas. Compartí muchas cosas con íl. En el verano nos fuimos juntos de vacaciones a Mar del Plata. Nos sacaron algo de lo mejor que teníamos. Era una muy buena persona y un excelente cuadro del partido”

Marcelo Verterian recuerda como fueron los momentos previos a la muerte de Ferreyra. “Nos habíamos concentrado a las 11 de la mañana en el Puente Pueyrredón y avanzamos hacia la estación de Avellaneda. Allí empezaron los inconvenientes y luego nos dispersamos. Lo perdí de vista a Mariano pero alcancí a ver un hombre robusto de 30 a 40 años empuñar un arma. Luego me enterí que Mariano había sido herido”.

Norma Gimínez se emociona y a travís de la linea telefónica su voz se entrecorta. No puede evitar la tristeza por la irreparable pírdida. “Con Mariano compartí muchas movilizaciones y charlas políticas. Estuvimos en las concentraciones por Kosteki-Santillán, por la recuperación de Sasetru y trabajó tambiín en los comedores comunitarios. El lunes estuve reunida con íl para ver quí íbamos a hacer con esta marcha. Lamentablemente una bala asesina se lo llevó y la vida de un pibe de 23 años se apagó para siempre y el responsable es el Gobierno que ampara el accionar de las patotas sindicales en complicidad con la policía”.

Fuente: infoban.com.ar