Una joven de 19 años que vive en Virreyes denunció que cuatro hombres la violaron dentro de un boliche del barrio porteño de Balvanera, y reportó que pidió ayuda tanto durante como despuís de lo ocurrido pero nadie le hizo caso.

La noticia del episodio surgió a travís de Andrís Bonicalzi, abogado de la víctima, quien precisó que la joven habría sido sometida sexualmente en la madrugada del sábado último en el segundo piso del local bailable “La Negra”, ubicado en la avenida Rivadavia al 1900, en el barrio de Congreso.

Pero hoy la propia víctima habló con los periodistas y con la cara tapada confirmó lo que le había ocurrido y denunció que pidió desesperadamente ayuda pero nadie la asistió.

“’Yo gritaba: ‘Me violaron, por favor ayúdenme… pero nadie me escuchaba’“, contó la joven, entre lágrimas, y agregó que una vez que logró salir del local se acercó a una persona de seguridad, quien “tampoco” le “hizo caso”.

Aunque reciín se conoció hoy, el episodio, según la denuncia, ocurrió en la madrugada del sábado último en el segundo piso del local bailable de la avenida Rivadavia al 1900, y el caso está siendo investigado por la comisaría sexta y la fiscalía 31.

Se investigan ahora las imágenes de las cámaras de seguridad del lugar y los alrededores para intentar identificar a los agresores.

Mientras, una joven reportó ante la Asociación Víctimas de Violaciones (AVIVI) que habría observado una situación similar hace pocas semanas en el mismo lugar.

El caso difundido es el de Camila, una chica de 19 años que vive en Virreyes y que había ido en la noche del viernes con tres amigas al boliche de Congreso para festejar un cumpleaños en lo una “fiesta alternativa” convocada por redes sociales.

El abogado Bonicalzi aseguró que en esa clase de fiestas hay “libertad sexual” tanto de prácticas como de gínero, y por eso dejó entrever que quizás alguien pudo haber pensado que se trataba de una relación consentida.

No obstante, remarcó que la víctima presentaba lesiones genitales y paragenitales por la violación múltiple que sufrió, y tambiín en piernas y rodillas. Precisó que le hicieron estudios de hisopado pues los atacantes no usaron profilácticos.

Al hablar con la prensa para divulgar su caso para encontrar testigos que puedan acercarse a la causa, la joven contó que esa noche, cuando iba circulando por el boliche junto a sus amigas y siendo la última de la fila, un sujeto la tomó del brazo y la arrastró para besarla forzándola mientras la conducía a un sector oscuro y ella le decía que “no quería”.

Según la joven, solo pudo identificar a unos de los hombres que participó del abuso, pero “los otros se fueron sin que les pueda ver la cara”. Además, señaló que los cuatro hombres eran amigos o se conocían porque los escuchó que “murmuraban algo entre ellos”, y precisó que el lugar donde supuestamente fue violada era oscuro por lo que “se veía muy poco”. “Yo gritaba con todas mis fuerzas, un montón, y nadie me hacía caso. Había gente, pero en ese lugar donde me llevó estaba todo oscuro”, relató y añadió que, luego de la violación, uno de los abusadores le dijo “ahora te vas callar y te vas a calmar”.

Además, afirmó que era la primera vez que iba a ese boliche y lo hizo para acompañar a una amiga que cumplía años.

Por último, contó que fue “sacada del boliche porque estaba gritando mucho” y que una vez fuera del local le pidió ayuda a un patovica, pero no la ayudó. El abogado precisó que intentó comunicarse con los responsables del boliche pero no ha recibido respuestas “porque saben de las responsabilidades que le caben”.

Julieta Petite, integrante de AVIVI, precisó que un muchacho que esa noche vio a Camila aturdida la ayudó: le preguntó quí le pasaba y fue entonces cuando la chica le contó lo que le sucedió y le pidió que llamara a la Policía y a sus amigas” Petite agregó: “Una respondió por mensaje de texto. Cuando estaban todas afuera llamaron a la ambulancia y otra vez a la Policía, pero nunca llegaron. Quien sí llegó fue uno de los padres de las chicas y la trasladaron al hospital Fiorit

Fuente: infoban.com.ar