El gobernador bonaerense, Felipe Solá, avaló hoy la decisión del Gobierno nacional de dar de baja el contrato con Aguas Argentinas, hecho al que calificó como una “medida histórica”.Solá, al participar de una conferencia de prensa en Casa de Gobierno junto al ministro de Planificación, Julio de Vido, manifestó además que la provisión de aguas y cloacas “no debe estar en manos privadas” si la firma no está en condiciones de garantizar el servicio.
El ministro de Planificación, Julio De Vido, señaló hoy que la empresa Aguas y Saneamientos Argentinos (AISA) se hará cargo de la concesión del servicio de agua potable y cloacas en la Capital Federal y el conurbano bonaerense.
De Vido, en una conferencia de prensa brindada en la Casa de Gobierno, precisó que Carlos Ben, actual integrante del directorio e Aguas, será el titular de la flamante empresa, en la que los trabajadores seguirán manteniendo el 10 por ciento del capital accionario. La rescisión del contrato con Aguas Argentinas se realizará mediante un decreto de necesidad y urgencia del Poder Ejecutivo, que posteriormente será enviado al Congreso para su ratificación.
De Vido indicó que hoy mismo serán puestas en funciones -en la sede de la empresa Tucumán 752- la nuevas autoridades.
En cuanto a las tarifas, quedó descartado cualquier posible incremento, al señalar el ministro que, en materia tarifaria, “se va a seguir la misma política de los ultimos dos años y medio”.
En AISA, el Estado tendrá en sus manos el 90 por ciento del capital accionario, en tanto los trabajadores conservaran el 10 por ciento que poseen en la actualidad a travís del Programa de Propiedad Participada (PPP).
Al referirse a una posible reprivatización del servicio de Aguas, De Vido se limitó a decir que “la empresa hoy es estatal, mañana veremos”, tras lo cual brindó garantías sobre la continuidad laboral del personal.
El detonante de la medida conocida hoy, según De Vido, fue la ineficiencia de la empresa para resolver la contaminación de nitratos que se detectó en algunos pozos de agua del sur del conurbano, que fueron habilitados este verano para resolver una bajas en la provisión.

Intendentes apoyan la medida

Los intendentes de Florencio Varela, Julio Pereyra, y de Ituzaingó, Alberto Descalzo, celebraron hoy la decisión tomada por el gobierno nacional de rescindir el contrato de concesión del servicio de agua potable a la empresa Aguas Argentinas, de capitales franceses.
 “Estoy contento con la decisión que desde ya acompaño”, consignó el intendente Pereyra, en declaraciones formuladas a Tílam apenas anunciada la medida por el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.
Agregó que “el gobierno va en camino de la respuesta a la demanda de la gente de los últimos años” y sostuvo que “nadie puede estar ajeno al problema del agua en el conurbano bonaerense”.
Asimismo, el intendente de Ituzaingó expresó su firme apoyo a la decisión y consideró “acertada” la decisión porque “había que tomar el toro por las astas”.
 “Acá no tenemos ni agua ni cloacas, todos los intendentes tenemos problemas con estos temas, además de que se está contaminando el medio ambiente”, explicó Descalzo a Tílam.
El ministro Julio De Vido hizo el anuncio este mediodía, acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, y el jefe de gobierno porteño Jorge Telerman.

Foto archivo Infoban/Tílam

Fuente: infoban.com.ar