Desde el oficialismo aseveran que las medidas de fuerza que paralizan desde hace dos semanas el funcionamiento del Hospital Thompson, obedecerían a una extorsión a las autoridades municipales.En un comunicado de prensa aseguran que: “La Asociación de Mídicos de General San Martín y Tres de Febrero pretende la aprobación de planos de una obra para instalar una clínica privada. Las medidas de fuerza que paralizan desde hace dos semanas el funcionamiento del Hospital Thompson, obedecerían a una extorsión a las autoridades municipales, que no aprobaron los planos por comprender que el predio “no cuenta con las mínimas condiciones de habitabilidad para funcionar como centro de internación”.
“La salud de la gente y los intereses personales no pueden ir de la mano”, enfatizó el Intendente Interino de la Municipalidad de General San Martín, Juan Callegher, al referirse a las medidas de fuerza adoptadas por la Asociación de Profesionales del Hospital Diego Thompson, las cuales, según trascendió, responderían al descontento de la Asociación de Mídicos de San Martín y Tres de Febrero por la decisión del municipio de no aprobar los planos de una obra clandestina en la que cual la entidad presidida por el  Dr. Edmundo Filippo pretende instalar una clínica privada.
“No parece sano que algunos profesionales del hospital traten de engañar a la gente, haciíndola partícipe involuntaria de una medida de fuerza que enmascara intereses personales y atenta contra la salud de la comunidad”, opinó el Jefe Comunal interino, en referencia a un comunicado rubricado por la Comisión Directiva de la mencionada entidad, que encuadra  la no aprobación de la obra en un contexto de “irritante discriminación” (sic), y que es distribuido en la sede del Instituto de Obra Mídico Asistencial (IOMA).
“No puede considerarse discriminatoria la no aprobación de planos de un edificio que no posee las mínimas condiciones de habitabilidad para funcionar como centro de internación o atención. ¿Cómo consentir el funcionamiento de un lugar que no posee plano de prevención contra incendios, que no tiene ventilación suficiente y en el cual, además, se generarían condiciones de hacinamiento que pondrían en riesgo la vida de los pacientes”, expresaron fuentes de la comuna del área de Obras Particulares.
 
Excepción y posterior veto

La Asociación de Mídicos de General San Martín solicitó “por excepción” la aprobación del plano de obra de la clínica al Concejo Deliberante del distrito, cuyo expediente había sido girado desde el municipio a ese organismo en el año 2000 para su toma de conocimiento. En noviembre de 2005, el poder legislativo local  –con la colaboración de la mayoría de los ediles justicialistas que votaron dando autorización al “tratamiento favorable” del pedido de la Asociación de Mídicos –  validó lo solicitado en el expediente HCD Nº 440-D-2000.
Posteriormente, la ordenanza regresó al departamento ejecutivo, donde su titular, el Intendente Dr. Ricardo Ivoskus la vetó, decidiendo la no aprobación de los planos del predio ubicado en Cochabamba y Pueyrredón, por no contar, según informes obrantes en las áreas tícnicas respectivas  “con los mínimos requisitos para el desarrollo de un establecimiento con internación”.
“Esta claro que no puede habilitarse un centro sanitario en el cual no se cumplen con básicas condiciones de habitabilidad, a sabiendas de lo que esto implica para la integridad física de los internados. El sentido común debe imperar, se debe actuar con sensatez y responsabilidad. La Asociación se jacta de defender el hospital público y a los vecinos del distrito, pero, en afán de iniciar un fructífero negocio privado, no repara en la seguridad de los pacientes”, opinó el Secretario de Salud, Dr. Fernando Tejo. 

¿Extorsión y mentiras?

En el marco de esta situación, no son pocas las voces que señalan que las medidas de fuerzas adoptadas por los profesionales que paralizan al Hospital Thompson serían producto de una represalia encarada por la entidad

Fuente: infoban.com.ar