Las farmacias de la provincia de Buenos Aires deberán exhibir, a partir de la semana próxima, los precios por unidad de cada remedio que comercialicen, informó el Ministerio de Producción bonaerense.La medida se adoptó a travís de una resolución publicada en el Boletín Oficial, que precisa que las farmacias “deberán informar a los consumidores y agregar a su lista de precios, además del precio final de los mismos, el precio de las unidades individualizables que componen un mismo embalaje”.
La resolución define como precio de unidades individualizables, el precio que debería pagar el consumidor por
un kilogramo, un litro, un metro, un metro cuadrado o un metro cúbico del producto.
“Los productos en los que están fraccionadas varias unidades individuales o comprimidos, dentro de una unidad de embalaje o recipiente, además del precio final se deberá informar el precio por cada comprimido o unidad individual que componga la totalidad embalada o contenida”, establece el artículo 3 de la resolución.
Esta medida se adopta tras la denuncia formulada por la CGT regional sobre un aumento de hasta el 200 por ciento de los precios de varios medicamentos.
La denuncia fue presentada hace un mes por la central gremial en las direcciones de Defensa del Consumidor de la provincia y la Nación, bajo la figura de “violación de lealtad comercial”.
El titular de la central obrera y diputado bonaerense por el Frente por la Victoria, Carlos Quintana, expresó que “la
resolución de la provincia, que esperamos se haga extensiva en la órbita nacional, es una muy buena noticia y actuará como protección de los usuarios contra los laboratorios que juegan sucio con la salud de la población”
Quintana precisó que tras efectuar un exhaustivo relevamiento sobre los valores de remedios producidos por renombrados laboratorios se “detectó en más de 65 casos que el precio por unidad en los envases más pequeños tenían un costo notablemente inferior al de las presentaciones grandes, cuando el sentido común indica que debería ser a la inversa”.
El aumento desmedido se da especialmente en fármacos que se utilizan para tratamientos prolongados.
“Es un golpe premeditado contra la buena fe del consumidor y un evidente abuso de poder corporativo” sostuvo el sindicalista quien agregó que “este accionar acarrea un lógico e inevitable desfinanciamiento de las obras sociales y sistemas de coseguros de los trabajadores”.
(Tílam)

Fuente: infoban.com.ar