El Ente Nacional Regulador Energítico cuenta ahora con datos de 26526 partidas inmobiliarias de Pilar ubicadas en las 174 urbanizaciones cerradas que el organismo de recaudación provincial detectó en el distrito para ser analizados para la implementación de la política de reducción de subsidios al consumo de energía.

Los datos fueron aportados luego del convenio firmado entre ARBA y el ENRE en el cual el organismo recaudador bonaerense brinda acceso a la cartografía digital, una plataforma que concentra la información de 6,5 millones de partidas inmobiliarias que existen en los 307.000 kilómetros cuadrados de superficie del territorio bonaerense.

De este mapa digital surge que en la Provincia existen 820 urbanizaciones cerradas (countries, clubes de campo y barrios privados, etc.), donde se concentran 108.000 partidas inmobiliarias.

Puntualmente en Pilar, las más de 26.500 partidas inmobiliarias de estas características corresponden a los barrios cerrados y countries Ayres de Pilar,Boca Raton, Highland Park, Golfer´s, Lago de Manzanares, Los Lagartos, Los Jazmines Mapuche, Montecarlo Robles del Monarca, y solares del norte,, entre otros.

El titular de ARBA, Martín Di Bella, consideró que con este aporte “desde la Provincia estamos colaborando con información que permita avanzar en tírminos de justicia y equidad social, direccionando los subsidios de los servicios públicos hacia los vecinos que realmente los necesitan”, consideró.

La información aportada a travís de la cartografía digital permitirá al ENRE acceder por ciudad, partida, o nombres de calles a la información sobre todas las urbanizaciones cerradas individualizadas en territorio bonaerense y que serán fruto de análisis para proceder a la quita o no de los subsidios a al consumo de energía. Así el organismo puede visualizar los datos del lugar (si es baldío o está edificado), la superficie del terreno, la valuación de la tierra y la edificación a la hora de implementar la política de reducción de subsidios impulsada desde el gobierno nacional.

El titular de ARBA destacó la utilización de la cartografía digital para este y otros fines: “porque es una herramienta que nos permite contar y actualizar la información catastral en forma permanente, luego de la digitalización provenientes de planos catastrales, tanto rurales como urbanos”.

Con la cartografía digital, el organismo accede a distintas capas de información en base a datos catastrales volcados durante años y actualizado sobre imágenes digitales aportadas por la CONAE o Google Earth. “Estas diferentes capas de información permiten trazar análisis y diseñar políticas no solo vinculadas a la recaudación sino para colaborar en acciones que contribuyan a mejorar la vida de los vecinos de la Provincia”, dijo Di Bella.

Fuente: infoban.com.ar