Agentes penitenciarios bonaerenses deberán respetar un manual de comportamiento que exige el respeto de los derechos humanos de los presos, según una resolución del Ministerio de Justicia bonaerense.A partir de hoy los agentes penitenciarios deben velar para que tengan alojamiento, alimentación e higiene adecuada y evitar que haya hacinamiento de detenidos, según dispone la resolución 56 del ministerio de Justicia bonaerense que entró en vigencia y establece el nuevo reglamento.
Este deroga la normativa anterior, de 1970, por “tornarse parte de la misma abstracta con las premisas imperantes en la actualidad, y que hacen de la institución penitenciaria un servicio público dejando atrás comportamientos y abordajes militares”.
En el apartado “Trato a los Internos” de los lineamientos, se destaca que los agentes del  Servicio Penitenciario Bonaerense deben desarrollar su trabajo observando el derecho a la vida y la seguridad de los internos/as, como así tambiín su bienestar.
En el artículo 3 se determina que el personal penitenciario “no puede someter a tortura, castigo y/o trato cruel, inhumano o degradante a persona alguna”.
El agente “debe oponerse y evitar cualquier acto o acción que signifique maltrato, tortura, vejaciones y/o humillaciones contra el interno/a y/o cualquier menoscabo de su integridad físico y/o moral”.
Según el nuevo reglamento “ningún agente del SPB podrá invocar una orden superior como justificación de la tortura o maltrato perpetrado” y prohibe al agente “el uso de la fuerza, salvo en los casos en los que la ley lo permita”.
Establece que los efectivos penitenciarios deben dar “tratamiento igualitario a todos los internos/as, atender los casos en los que se requiera atención específica, y recibir y dar curso a quejas y pedidos”.
El reglamento dispone además que los agentes deberán procurar que toda persona privada de su libertad cuente con alojamiento, alimentación, servicios sanitarios, vestimenta y cama adecuados.
En el caso de los directores de las unidades penitenciarias, la nueva resolución, los obliga a respetar el cupo de alojamiento de cada unidad, evitando el hacinamiento de presos.

Fuente: infoban.com.ar