Un fiscal pidió en las últimas horas el sobreseimiento de una mujer trans de 26 años que había sido detenida el martes último acusada de tentativa de homicidio, luego de mantener una pelea con un joven en el interior de su domicilio en Escobar.

Christian Fabio realizó el pedido al considerar que, en realidad, Mía Retacco había sido víctima de un ataque “por odio” cometido por un hombre de 23 años, identificado como Franco Pérez.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el hecho ocurrió alrededor de las 18.30 de ese día en el domicilio de la mujer, situado en Avenida Tapia de Cruz al 1100 de Escobar, en el norte del conurbano.

Personal de la comisaría 1era. se acercó al lugar dado que los vecinos alertaron la situación tras escuchar gritos de auxilio en uno de los departamentos ubicados en la cuadra.

Los efectivos constataron que se hallaban dos personas, una de ellas Retacco, que se encontraban completamente desnudas y ensangrentadas, refiriendo ambas haber mantenido una pelea entre sí en el interior del departamento de una de ellas.

Momentos después llegó la ambulancia del servicio médico local y los dos fueron trasladados para recibir atención médica en el hospital de la zona.

En un principio, en la causa intervino la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Claudio Aundjian, que dispuso la aprehensión de Retacco, la cual al momento se encontraba internada en observación en el hospital de Escobar con custodia policial.

Según informaron fuentes con acceso al expediente, la causa fue remitida al día siguiente a la Fiscalía de Género, a cargo de Fabio, que pidió el sobreseimiento de la imputada por considerar que la mujer actuó en legítima defensa y a su vez pidió la detención del agresor.

Según las fuentes, las pruebas colectadas hasta el momento avalaron la versión de los hechos que narró Retacco sobre un ataque hacia su persona.

Para el fiscal que interviene en la causa, se trató de un “homicidio en grado de tentativa agravado por odio de género”, según el artículo 80 inciso cuarto del Código Penal.

El juez que interviene tiene cinco días para resolver y la fiscalía aguarda la decisión para tomarle declaración indagatoria a Pérez.