Los dos policías federales sometidos a juicio por encubrimiento agravado en la causa por el secuestro y asesinato de Axel Blumberg, harán su descargo mañana ante el tribunal.Se trata del comisario Juan Josí Schettino, quien era jefe de la División Antisecuestros de la Policía, y el subcomisario Daniel Gravina, quien prestaba servicio en la comisaría 23 de la Capital Federal.
Tanto Schettino como Gravina fueron acusados por el fiscal federal que instruyó la causa, Jorge Sica, por encubrimiento agravado, por no haberle suministrado en tiempo y forma información clave que ligaba a Martín “El Oso” Peralta con el secuestro y asesinato de Axel Blumberg.
Según la instrucción, Schettino contaba el 24 de marzo de 2004, al día siguiente de la muerte de Axel, con datos que podían vincular a Peralta con el hecho y además tenía números telefónicos y direcciones del sospechoso.
Esa información le llegó por dos vías. Primero, por un suboficial de la comisaría 15, Horacio Catalano, que se acercó a su división para decir que había presenciado, en un lavadero de autos de un amigo, una conversación entre un grupo de delincuentes. 
Allí comentaron que habían cobrado un rescate por el secuestro de un empresario -Guillermo Ortiz de Rosas- y que se habían tiroteado con la policía, cuando se frustró el pago del rescate por Axel.
Catalano, cuando declaró en el juicio, reconoció que íl no había presenciado la charla y que mintió para ganar un ascenso, pero su amigo, Roberto Ceña, sí confirmó que la conversación en el lavadero existió y que uno de esos delincuentes era “El Oso” Peralta, un ex empleado suyo.
Ceña, además le aportó a la División Antisecuestros que comandaba Schettino, un telífono y una dirección de una hermana de Peralta, donde solía parar Peralta.
Por otro lado, Schettino, el 25 de marzo de 2004 recibió un llamado del subcomisario Gravina que le dijo que un informante suyo -el presunto reducidor de autos Daniel Sagorsky, tambiín imputado en este juicio-, le había dicho que “El Oso” Peralta le ofreció el Volkswagen Passat blindado que había utilizado la banda para huir de la policía cuando se frustró el pago del rescate por Axel.
Sagorsky tambiín dio el número de un telífono celular que solía usar Peralta.
Schettino reciín informó todos estos datos una semana despuís del asesinato de Axel por orden del ex ministro de Justicia, Gustavo Beliz.
Sica entonces acusó tanto a Schettino como a Gravina de encubrimiento porque tenían datos para incriminar y ubicar a Peralta y no se comunicaron con íl para dárselos.
Mañana será el turno de los descargos de ambos policías, ya que Schettino realizó una primera declaración indagatoria en la
segunda jornada del debate el 12 de julio pasado, aunque sin aceptar preguntas de las partes. El ex jefe antisecuestros prometió en esa declaración que cuando volviera a hablar frente al tribunal, es decir, mañana, iba a denunciar “importantísimas irregularidades” cometidas por el
fiscal Sica, a quien acusó de desprestigiarlo en lo personal y lo profesional.

(Tílam)

Fuente: infoban.com.ar