Muchos creen que leer un mensaje de texto implica un riesgo menor que atender un llamado, pero esto no es así, la sola acción de leer el SMS tarda aproximadamente 8 segundos, considerando un texto breve y que tiene el telífono cerca.
El factor riesgo se multiplica respecto a atender una llamada, donde requiere de 4 segundos. En el caso de los mesajes de texto, recibirlos a una velocidad de 40 km/h, implica que el vehículo recorrió 66 metros sin prestar atención al tránsito y al entorno. Asimismo, a una velocidad de 60 km/h, una velocidad común en ciudad, se recorren 100 metros. En cambio, a una velocidad de 100 km/h, tal como se puede presentar en una situación de ruta, los metros recorridos son 166, con un amplio nivel de abstracción.
Por esta razón, la Legislatura porteña estudia un proyecto de ley, próximo a aprobarlo, según el cual aumentarían fuertemente las multas para los conductores que redacten o envíen mensajes de texto desde su celular mientras manejan. El proyecto preví sanciones de entre $200 y $2.000 para los conductores particulares y de hasta $3.000 cuando la falta sea cometida por el chofer de un vehículo de pasajeros, escolares, taxis, remises o colectivos.

Multas por celular

Las multas labradas por usar telífono celular al manejar se multiplicaron por seis desde 2004 hasta hoy en la Ciudad de Buenos Aires. Según cifras del Gobierno, de casi 30.000 multas que se realizaron por usar celular al manejar en 2004, se pasó a más de 180.000 en 2005, más de 230.000 en 2006 y este año, hasta el 1º de octubre, a casi 190.000, según se dijo desde el Gobierno. A ese ritmo, en diciembre se llegaría a las 250 mil multas esperadas.
Esta infracción se incorporó al Código de Faltas porteño en 2000, con el artículo 6.1.26, que fija una multa de entre 100 y 1.000 pesos para quien “conduce un vehículo manipulando” un celular o auriculares. Pero debido al incremento, la Legislatura está a punto de modificar el artículo, para incluir un agravante destinado al conductor que “se encuentre redactando o enviando mensajes de texto”.

Fuente: infoban.com.ar