Los investigadores del crimen de la docente sanfernandina están prácticamente seguros de que el crimen se cometió en el descampado de Tigre donde fue encontrado el cuerpo; por su parte, el abogado del viudo reclamó que investiguen posibles enemigos de su cliente.

En base a los peritajes realizados durante la jornada del lunes y a análisis practicados en el marco de la causa, la pista más firme es que a la docente Silvia Prigent, fuera ejecutaron en el mismo lugar donde fue hallada el pasado domingo tras permanecer 10 días desaparecida, un predio cercano a la ruta 26, en el límite de Tigre y Escobar.

Voceros citados por Telam aseguraron que tras realizarse una pericia de visibilidad se concluyó en que se trata de un lugar “óptimo” para cometer el crimen, ya que los tres faros de luz situados en ese sector no funcionaban y además la visibilidad nocturna allí no supera los 10 metros.

Los pesquisas presumen además que la mujer fue asesinada el mismo día que desapareció, el 29 de diciembre último, entre las 18.30 y las 21, en el horario en que refresca y salen al acecho los mosquitos, lo que explica el motivo por el cual llevaba puesto un sweater a pesar de que ese día había sido caluroso.

En tanto, la investigación se concentraba en la búsqueda del arma homicida, un revólver calibre 38, con el que Prigent fue ejecutada de dos tiros en el lateral izquierdo de la cabeza, y que por el momento no fue hallado.

Si bien el viudo Daniel Sfeir no está imputado en la causa, los investigadores analizan el contenido de cada una de las cinco declaraciones testimoniales que aportó ante la Justicia tras la desaparición de su mujer.

Su abogado defensor, Marcelo Adámoli, indicó que Sfeir se presentó ante la Justicia y pidió ser aceptado como “particular damnificado” en la causa. La intención del viudo es ser parte del expediente para pedir medidas de prueba aunque la Justicia de Garantías deberá resolver si acepta ese pedido o no.

Yo desestimo, por el perfil de Silvia Prigent, que se trate de una cuestión de índole pasional. Ella era una excelente esposa, mejor madre, una acreditada docente”, dijo a la prensa el abogado Adámoli.

El letrado consideró que Prigent tenía “cero enemigos, cero problemas” y que hay que “poner mucho ínfasis en la cuestión de la actividad puntual de íl (por Sfeir)”.

Consultado sobre si Sfeir recibió alguna vez amenazas, el abogado respondió que sí y se refirió a un episodio de “seguimiento” por parte de, “aparentemente, una empresa no legal que se dedicaba a la misma actividad”.

El abogado tambiín negó “categóricamente” la existencia de
“una supuesta amante” de Sfeir.

Sobre lo que hizo su cliente el día que desapareció Prigent, el abogado indicó: “Mi cliente estaba volviendo a la casa (…) Llegó siete menos cuarto, se encontró con su hijo, ambos se pusieron a ver televisión en la cama matrimonial y se quedaron dormidos hasta las nueve de la noche (…) Despuís se despiertan y ahí empieza el `¿Dónde está tu madre?` y la zozobra”, concluyó.

Fuente: infoban.com.ar