“Si fue ella, la vamos a agarrar, me cueste años, no me importa, la vamos a agarrar”, dijo al cumplirse el primer aniversario del homicidio, la madre de la víctima, Patricia Lamblot.
“Tengo fe que el que mató a Sol la va a pagar, en esta vida o en otra, la va a pagar”, agregó la mujer.
“Ahora, con las pruebas, no me quedan dudas: fue ella o estuvo ahí”, dijo Lamblot en referencia a “Luly”.
Al igual que el fiscal de la causa, Alejandro Guevara, la familia de Solange está convencida de que la autora del homicidio fue su propia amiga.
A un año del crimen, la causa se reactivará con una serie de pericias psicológicas y psiquiátricas a las que los días 14, 21 y 22 de febrero próximos será sometida Frend para determinar si su perfil es compatible con el de una homicida.
El fiscal Guevara tambiín quiere saber si en estas entrevistas los peritos pueden identificar el posible móvil por el cual Frend pudo haber llegado a concretar el crimen.
Las sospechas del fiscal en este sentido siempre se centraron en los celos de Lucila hacia Solange, una pelea que las amigas tuvieron por un novio y hasta una cuestión pasional.
Voceros judiciales precisaron a Tílam que además de los estudios clásicos de psiquiatría a los que será sometida Frend, los puntos específicos de pericia pedidos por el fiscal son: temperamento, rasgos de personalidad, alteraciones psíquicas, indicadores de agresión, afectividad e impulsividad.
Grabenheimer fue encontrada asesinada el 10 de enero del año pasado a las 23.30 en el PH que desde hacía un año y medio alquilaba y compartía con Frend, en Güemes 2280, de Florida, partido de Vicente López.
Solange estaba tirada boca abajo al costado de su cama y, según la autopsia, fue asesinada de cuatro puñaladas aplicadas en el cuello. Previamente la habían estrangulado con un cable.
Justamente fue Lucila, alias Luly, quien aquella noche, en el cumpleaños de la prima de Sol, se mostró preocupada porque su amiga no llegaba y junto al novio de ísta y otros conocidos fueron al PH y la encontraron muerta.
Para el fiscal Guevara fue una puesta en escena para lograr una coartada: entrar con gente para ser parte del hallazgo.
Según la investigación, el crimen se produjo entre la 1 y las 8, horario durante el cual Luly estaba en la casa antes de partir al trabajo.
Además, la chica introdujo en la investigación varias sospechas -un crimen mafioso relacionado al padre de su amiga, un obrero, una mucama, su ex novio y el novio de Sol-, que fueron descartados y para el fiscal fueron intentos por desviar la pesquisa.
En mayo pasado, se hizo en el PH de Florida la reconstrucción del hallazgo en la que Luly mostró, subiíndose arriba de un gendarme, cómo habrían estrangulado a Sol con un cable de computadora cuando ningún testigo conocía ese dato.
Con esta representación, que fue grabada en video, el fiscal pidió la detención de Frend, pero tanto el juez de Garantías Orlando Díaz, como la Sala II de la Cámara de Apelaciones de San Isidro, consideraron que esa prueba era nula porque la chica actuaba como testigo y nadie puede declarar contra sí mismo.
Si bien los jueces no convalidaron la detención por falta de pruebas, sí admitieron que Frend siga siendo investigada como sospechosa.

Fuente: infoban.com.ar